×

Missatge d'avís

The service having id "_mobile_whatsapp" is missing, reactivate its module or save again the list of services.

Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Joan Rigol, president del Parlament de Catalunya (1999-2003)

Publicat el 4 d'octubre de 2008 a La Vanguardia

 

El obispo Joan Carrera ha sido siempre una persona cívicamente comprometida con su entorno. Su referente fundamental ha sido la Iglesia y su presencia en nuestra sociedad. Nunca pensó en una Iglesia endogámica. Siguiendo la tradición desde la Renaixença que iniciaron Morgades, Torres i Bages, Vidal i Barraquer y Cardó, se propuso actualizar esta actitud eclesial ante la nueva sociedad.

En tiempos de la dictadura franquista se comprometió a luchar por la democracia y en la defensa de los derechos humanos. No renunció a su personal compromiso político. Así optó por militar en Unió Democràtica hasta su nombramiento como obispo. Vio la posibilidad de que laicos cristianos estuvieran en política, en una formación no confesional pero arraigada con convicciones de fundamento cristiano.

Se sumergió en la vida de los barrios de la inmigración de los años sesenta y motivó a personas a asumir la tarea de reivindicar la dignidad de la clase obrera a través del compromiso sindical frente a la organización sindical del franquismo. Dirigió la JOC y ACO, movimientos de cristianos en el mundo obrero.

Reivindicó el nivel intelectual de la aportación cristiana en la reconstrucción de nuestra cultura entre el siglo XIX y el XX: Verdaguer, Maragall, Gaudí, Bofill i Mates, etcétera. Dirigió la editorial Nova Terra. Recuerdo dos libros suyos: La canya esquerdada, donde formula la convivencia entre la presencia de la Iglesia en el mundo secular y, a la vez, el respeto a la tradición popular. Y también El gust de la fe, donde expone su trayectoria personal de su fe cristiana.

Su misión de obispo no le separó de la realidad de la sociedad catalana. Nunca rehusó su presencia de testimonio eclesial donde le reclamaban, por alejados que estuvieran sus interlocutores de la Iglesia. Dialogó con todos y aportó su capacidad intelectual. ¿Es la Iglesia catalana capaz de aportar a nuestras sociedad tan compleja los valores morales que la configuraron históricamente? El obispo Carrera se había comprometido a ello.