Pasar al contenido principal
2 Catalunya Religió Vie, 27/05/2022 - 12:19

(Laura Mor –CR) El trabajo de prevención de conflictos y de diálogo constructivo lleva asociada una capa de invisibilidad. No hace ruido y suele tener poca proyección. Pero es imprescindible para la cohesión social y tiene efectos tangibles a medio y largo plazo. Éste es el marco de trabajo de la Dirección General de Asuntos Religiosos, que desde hace un año encabeza la filóloga y lingüista Yvonne Griley. En las puertas del primer Congreso Internacional sobre Libertad Religiosa y de Conciencia que se celebra en Barcelona, ​​hablamos con ella sobre la salud de las comunidades religiosas de nuestro país y la gestión de esta realidad desde el Gobierno. Otro de los temas en los que pone la máxima prioridad es la celebración de los 500 años de la estancia de san Ignacio en Cataluña y el compromiso de las religiones con la lengua.

Ahora hará un año que la nombraron. ¿Cómo ha visto a las comunidades religiosas después de la pandemia?

En este momento las comunidades están rehaciendo toda la actividad a marchas forzadas. Aunque las entidades religiosas o sociales con una vinculación religiosa, con Covid no pararon de hacer asistencia: con personas necesitadas, recogida y reparto de comida... Todo esto, y con la guerra que ahora ha estallado en Europa, no han parado la acción social.

También están contentas y viven con alegría, lógicamente, poder reanudar la actividad de culto con normalidad. Nos cuentan con optimismo y agradecimiento poder volver a reunirse, recuperar el aforo. He tenido que ir a diferentes cultos como administración y lo he visto, tanto en iglesias católicas como, el otro día, en una reunión en el Centro de Estaca, de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. También reciben con optimismo la apertura de las puertas de la administración: es una novedad después de este tiempo, poder hablar, tener reuniones en despacho, visitarlos y captar lo que necesitan y lo que esperan de ti.

Otra cosa es, en un momento en que sube la pobreza, con la guerra y la inestabilidad en el mundo, ésta deriva de no saber si vamos a mejor o a peor. Esto es una inquietud común y que se vive con incertidumbre.

¿Qué pueden aportar las religiones frente a la experiencia de desorientación?

Somos muy conscientes de que una cosa es Europa, el sur de Europa y nuestro país, con ese 30% de personas que declaran no tener una creencia determinada, según el Barómetro sobre la religiosidad. En todo el mundo la religiosidad va al alza y cuando aquí crece la religiosidad es por la gente que viene de fuera. La religiosidad también crece cuando lo hace la pobreza, cuando existe incertidumbre, o con la sequía que provoca estragos.

Hay espacios que pueden ser de comunión y objetivos conjuntos, de creencias básicas compartidas. Espacios realmente de proyección: somos de diferentes creencias, estamos juntas para hablar de estos temas, compartimos las angustias de hacia dónde va el mundo. La propia defensa de la naturaleza y la sostenibilidad del planeta sobrepasa las creencias individualizadas y las fronteras: es una preocupación común. Estos diálogos conjuntos van al alza, e incluso las personas que carecen de una religiosidad o espiritualidad, pueden debatir. Son espacios que unifican preocupaciones y poseen una dimensión de futuro.

En sentido contrario, ¿qué grado de intolerancia existe respecto a la fe de los demás, en nuestro país?

Queremos actualizar los datos del barómetro para saber, después de la pandemia, si ha habido alguna incidencia sobre este estado de opinión, de cómo siente la gente la religiosidad. La voluntad es ponerlo en marcha el próximo año. La información que nos da es que no hay ni agresividad, ni un sentimiento de alejamiento, no hay negatividad, ni por parte de las personas que profesan una religión hacia las que no la profesan, ni al revés. El grado de tolerancia a este modelo catalán que tenemos y que queremos, de convivencia, es muy alto.

 

"HA HABIDO UNA CIERTA RELAJACIÓN EN LA PEDAGOGÍA SOCIAL EN FAVOR DE LA LENGUA"

 

En el plano de gobierno encontramos la promoción de la lengua desde las religiones. El catalán como vehículo de cohesión también en ese terreno.

El catalán como lengua propia del país, y en situación de diglosia, necesita protección en cualquier ámbito: sea el educativo, el deportivo o el religioso. La primera cuestión que queremos poner de relieve es el papel primordial de las diferentes religiones en el mantenimiento de la lengua y la cultura catalanas. Y eso que es un hecho largamente percibido de siempre, en este momento en el que el catalán está sufriendo otros riesgos, es necesario volver a difundir y valorar el compromiso de las religiones con el catalán. Quizás porque ya lo sabíamos y ha habido una cierta relajación en la pedagogía social en favor de la lengua. Evidentemente, la religión católica a lo largo de estos años por ser la más mayoritaria; pero la primera Biblia fue la protestante, y la comunidad sij recibió el premio de Plataforma por la Lengua por su esfuerzo por el catalán. En cada reunión con las confesiones siempre ponemos sobre la mesa cómo ven ellos la situación del catalán. Y existe la voluntad de mantener el compromiso, de expresarlo y de hacer acciones en favor del catalán. Ésta es la línea de trabajo y esperamos que en el marco general de fomento del catalán también podamos ser, nosotros y las confesiones, activos con alguna actuación en breve.

¿Quedará plasmado en un plano concreto?

Siempre que trabajemos intentemos que los planes sean ampliamente difundidos, que hagan pedagogía y den conocimientos sobre cuál puede ser el papel y el compromiso real de las religiones. Si podemos acompañarlo de acciones evaluables, será un plan completo. Estamos trabajando, es una de las prioridades. Lógicamente, dentro del Departamento de Justicia con todos los avances en materia de sentencias y formación del personal, pero también en el ámbito de las religiones. Al año de haber realizado la planificación, pronto será el momento de avanzar en este tema.

¿Ha previsto actualizar el diccionario de las religiones, en la versión digital del Termcat?

Existen diferentes elementos de difusión de la terminología de las religiones, como un diccionario para niños o el Termcat. Está bastante actualizado, no es un diccionario tan antiguo. Sí me encontré que está al alcance de todos, pero que se conoce poco. Ahora no pretendemos hacer una herramienta nueva, pero como parte de nuestra actuación está en la tarea pedagógica, cada sábado difundimos una palabra de actualidad o que puede tener algo más de gancho o interesar más a los medios. Así damos difusión a las herramientas que ya existen y que quizás están más dormidas y que son absolutamente necesarias.

 

"TIENES QUE PODER VIVIR LA RELIGIÓN SIN NINGUNA FRONTERA, SEA CUÁL SEA TU CIRCUNSTANCIA DE GÉNERO"

 

En el plan de gobierno también se plantea promover la diversidad inclusiva. ¿Cómo lo entiende?

La religión, la creencia, es vivida como algo absolutamente personal. Cuando hablamos de diversidad inclusiva nos referimos a cómo viven las religiones las mujeres, pero también al colectivo LGTBI. Hablamos de inclusivo porque todo el mundo debe poder vivir la religión, sea cual sea su circunstancia personal. Y el colectivo LGTBI, dentro de las mismas confesiones, sí se encuentra con limitaciones de este derecho individual y universal que es creer. Ayudar a la visibilización de este hecho entra dentro de nuestros objetivos. Y también cómo debe vivirse en catalán desde cualquier religión, como persona también debes poder vivir la religión sin ninguna frontera, sea cual sea tu circunstancia de género.

 

"DIFUNDIR EL PAPEL DE LAS MUJERES A LAS RELIGIONES PUEDE LLEVAR MÁS RESPETO Y PROTAGONISMO"

 

En el capítulo de la mujer, en las religiones, hay muchas cosas que se están moviendo. Como la coordinadora de mujeres creyentes y feministas Alcem la veu. ¿Hasta dónde puede entrar, como poder público, decir cómo deben ser las dinámicas o normativas internas de las mismas confesiones?

Como administración, no podemos entrar en la organización de las religiones. Es un tema confesional y no tenemos competencia. Tenemos competencia para trabajar por el conocimiento mutuo y para informar del marco legal y de cuáles son los derechos en ese país. En el marco general de derechos, y el respeto a las mujeres, podemos informar a todas las religiones, especialmente a las que pueden venir de la mano de personas inmigradas. Tenemos un importante papel para que la mujer en las diferentes religiones no sea en ningún caso menospreciada. Si nos llega alguna disfunción, queja o denuncia a la DGAR, la vehiculamos hacia donde esté la competencia. Si es un tema de violencia contra la mujer, lo pasaremos a Mossos, o a Igualdad; si es un tema de educación, a Ensenyament.

Además de informar de estos derechos, podemos visibilizar todos aquellos avances que realicen las religiones en función de la figura y del protagonismo de la mujer. Los pasos que pueda dar la Iglesia católica a la hora de designar a mujeres de responsabilidad, al frente de su estructura, nos interesa que sean visualizados, en Cataluña o fuera de Cataluña, desde el Vaticano o en Europa. En las demás confesiones, igual. Los propios judíos y los protestantes tienen mujeres ministras de la fe. En el mundo del cristianismo hay multitud de formas de hacer en este sentido. Difundir el papel de las mujeres en las religiones puede llevar más respeto y mayor protagonismo. También sabemos que las religiones, en sus estructuras internas, evolucionan en función de cómo evoluciona la historia y el país.

Por tanto, se sitúan en esta difusión y pedagogía.

Sí, de quién es quién y a lo largo de la historia. Por ejemplo, una de las actividades que nosotros tenemos como prioritaria este año es la celebración de los 500 años de la estancia de san Ignacio de Loyola en Cataluña. En torno a Ignacio de Loyola hay mujeres protagonistas, mujeres del renacimiento, que le permitieron poder salir adelante con este nuevo proyecto de los ejercicios espirituales. Si esas mujeres no hubieran estado cerca, tanto en Manresa como en Barcelona, ​​seguramente su evolución y huella internacional no hubiera sido posible. Y esto es muy desconocido.

 

"UNA ACTIVIDAD PRIORITARIA ES LA CELEBRACIÓN DE LOS 500 AÑOS DE LA ESTANCIA DE SAN IGNACIO EN CATALUÑA"

 

¿Qué implica que sean coordinadores de esta celebración?

Estos 500 años de la llegada de san Ignacio a Cataluña se aprobó en diciembre como una conmemoración del Gobierno de la Generalitat. Durante unos años, la preparación la trabajó la ciudad de Manresa, para que se hiciera una transformación como ciudad. Y este año hacen su conmemoración específica, al igual que la orden jesuita hace también este año de conmemoración ignaciana. Como Gobierno pensamos que esto tenía suficiente relevo nacional como internacional, también porque el Papa es jesuita. Desde el Departamento de Justicia somos coordinadores de la conmemoración este año. Esto significa que desde Asuntos Religiosos hemos creado un grupo de seguimiento con el Ayuntamiento de Manresa, también un grupo con los Jesuitas y un grupo de coordinación interdepartamental con Cultura, Turismo y Presidencia para actuaciones conjuntas.

La difusión del Camino Ignaciano es una de estas actuaciones. Un camino marcado como camino excursionista, ligado a la figura de san Ignacio y que tiene mucho atractivo. La coordinación directa del Camino se realiza desde Turismo. Es muy interesante. Trabajamos con Manresa, con la Cueva de Manresa, no sólo la estancia, sino la llegada a Cataluña, para que se realicen acciones conjuntas con Montserrat, Igualada y Barcelona. Es importante para nosotros haber podido ayudar el documental del Camino Ignaciano, que presentamos en Roma el próximo mes.

 

"SI EL SAN PADRE PUEDE VENIR, FANTÁSTICO. Y SI NO, VAMOS NOSOTROS"

 

¿Hasta qué punto puede la Generalitat incidir en la agenda del Papa, para que visite esta Manresa ignaciana?

La agenda del Santo Padre sólo la sabe él. Es cuestión de lo que le permita el momento y la salud; en estos momentos la rodilla le está dando bastantes complicaciones. El Papa tuvo presente esta celebración desde que tuvo información. Tampoco había estallado la guerra en ese momento. Cómo distribuye él su agenda en función de la situación en el mundo, eso no lo sabemos. Independientemente de ello, la presentación de esta película es un momento clave, porque también es nuestro primer contacto directo con el Papa como consejería, que tiene ante la Dirección General de Asuntos Religiosos. Para darnos a conocer y hacerle saber que valoramos la huella de san Ignacio aquí, en Europa y en el mundo. En la aportación espiritual, que está muy viva y se transforma: la Cueva de Manresa, como ejerce y difunde esta espiritualidad, es un ejemplo de actualización, de cómo se vive la espiritualidad hoy en día. Creo que es un momento muy bueno para presentar a Cataluña como centro de espiritualidad. De esto hemos hablado con el cardenal Omella, también nos ha permitido tener contacto con el nuncio, Auza, y si el Santo Padre puede venir, fantástico. Y si no puede venir, vamos nosotros.

 

"OMELLA ES REALISTA Y CONSCIENTE DE QUE HAY DIFERENTES OPCIONES POLÍTICAS EN LA IGLESIA, COMO DIVERSIDAD DE OPINIONES HAY EN EL ESTADO ESPAÑOL"
 

¿Cómo están las relaciones de gobierno con los obispos de la Iglesia? Y concretamente, ¿con el cardenal Omella, que también preside la Conferencia Episcopal Española?

Entendemos que nuestra actuación y relación debe ser buena, dialogante y abierta con todas las confesiones. Intentamos tener puertas abiertas y diálogo constante con todas las confesiones. En el caso del cardenal Omella, desde el primer momento, ya tuvimos una entrevista con la consellera Ciuró, justo después del verano. Fue una entrevista muy cordial y estuvimos bastante rato, compartiendo los proyectos de la Dirección General y con esta posible venida del Santo Padre. La verdad es que nos encontramos constantemente, en diferentes actos, de forma diáfana, dialogante, y también tenemos ocasión de hablar de aquellos aspectos que a efectos de nivel parlamentario o político pueden ser de primer orden y inquietud, de relaciones entre el mundo político y el mundo religioso.

El cardenal sabe perfectamente que tiene nuestro apoyo en toda actuación que pueda hacer de forma clara y contundente con temas de pederastia, porque lo dijo desde el primer momento: actuar con mano firme frente a cualquier caso de pederastia. La Iglesia ya lo está haciendo y le hemos expresado que con estas actuaciones contará con todo nuestro apoyo.

También sabe que a la Iglesia católica se le exige que actúe con esta firmeza porque así debe actuar desde cualquier sector en el que haya casos de pederastia: cualquier centro deportivo, educativo, a la familia y lógicamente a la Iglesia, sea cual sea la confesión. Si nosotros tenemos alguna sospecha o si nos llega con alguna información relacionada con menores, pedimos que se activen los protocolos, sea un caso de Ensenyament, con Mossos, o niños.

Y aunque no sea nuestra competencia directa, con las inmatriculaciones también tenemos conversaciones con la Dirección General de Derecho, Entidades Jurídicas y Mediación, que se ofrece a mediar en caso de conflicto. La mediación debe querer ambas partes. La Generalitat ya hizo pública una lista de propiedades y los diferentes obispados la han podido actualizar. De casos con conflicto que nos han llegado hay 5, y de los que no se ha podido mediar, sólo 2. Es poquito. También tenemos el diálogo abierto para estos casos.

¿Y diálogo con temas de país?

No hemos tenido ocasión de entrar en temas de política y tampoco lo pedimos. El otro día el cardenal Omella en unas declaraciones dijo que la Iglesia no debe entrar en política. Pero sí que destaco, como Asuntos Religiosos, que dijo que la Iglesia debe estar al lado del pueblo y que sabe que en el pueblo puede haber diferentes posicionamientos. Que estará junto al pueblo con lo que el pueblo decida hacer o decida ser. Yo valoro mucho estas declaraciones. Es realista y consciente de que existen diferentes opciones políticas en la Iglesia, como diversidad de opiniones hay en el Estado español. Son unas declaraciones neutrales, pero que deben ponerse en contexto, porque fueron una respuesta a Vox.

¿Cree que ha habido una evolución en cómo tratar estos temas por parte del propio cardenal?

No puedo valorar la transición porque me refiero a las que he vivido.

 

"LOS CEMENTERIOS SE HAN DE TRANSFORMAR PARA PODER ENTERRAR LA GENTE MUSULMANA COMO REQUIERE SU CREENCIA RELIGIOSA"

 

Forma parte del plan de gobierno trabajar con los municipios en el mantenimiento de temas de culto. ¿Qué implica?

Es una prioridad máxima, porque estamos hablando de gestión. Como administración lo que nos toca ante la diversidad religiosa es garantizar que las personas que se dirigen a la administración y que en función de su religiosidad o creencia necesiten unos servicios determinados, podamos darles estos servicios adaptados, siempre que no haya un obstáculo de tipo legal. Una de las acciones que hemos realizado este primer año es una guía específica para los servicios sociales: toma temas de alimentación, todas las poblaciones de Cataluña y todas las circunstancias en las que la mayor parte de estos ciudadanos tienen relación con la administración. Existen temas de competencia exclusiva de las administraciones locales, como la gestión de los cementerios. Ahora ya planificamos cómo reinformar a los municipios.

¿Y formar también?

Estos días hemos formado a 30 técnicos sobre gestión municipal, gestión de cementerios y gestión de la diversidad. En esta guía también valoramos casos prácticos, buenas experiencias que ya se han realizado en diferentes áreas básicas de servicios sociales. A partir de estas formaciones aparecen peticiones.

¿Los cementerios se están adaptando a la fe musulmana?

Con la pandemia hubo una punta muy alta de muertes; siempre se había pensado que estas personas musulmanas por tradición iban a enterrarse en sus países de origen. Ahora se ha visto que no, que muchas han nacido aquí y nosotros debemos dar una respuesta para que sean enterradas aquí.

Las soluciones no son fáciles...

No son fáciles porque los cementerios deben transformarse. Tienen que encontrar espacios para poder enterrar a la gente musulmana de la forma que requiere su creencia religiosa. Si no hay una punta de muertes, esto puede hacerse. Los municipios que tienen cementerios en las ciudades tienen dificultad para crecer. ¿Dónde se está encontrando más abertura para hacer parcelas? En cementerios supramunicipales y también en la colaboración entre distintos municipios, que en un momento determinado dejan sus espacios. Ahora precisamente por esta punta, y porque hemos seguido las recomendaciones del Consejo Asesor, los municipios catalanes ya saben que por ley deben ser multiconfesionales y dar este servicio a todo el mundo. Y en la medida en que prevén cambios, lo tienen presente. Esto ya es un gran avance: quizás legalmente lo sabía el arquitecto, pero no había conciencia...

 

"EL CONGRESO INTERNACIONAL DE LIBERTAD RELIGIOSA PERMITE VISUALIZAR HACIA DONDE VAMOS CON ESTE MODELO CATALÁN DE CONVIVENCIA"

 

Desde la Dirección General se impulsan herramientas ya consolidadas, como el Barómetro, el Mapa de las religiones o incluso la Muestra de cine espiritual. Pero existe una nueva, que es la convocatoria del primer Congreso Internacional de libertad religiosa y de conciencia en Barcelona. ¿De qué debe servir?

El Congreso culmina la ayuda de la Dirección General a la creación de esta Cátedra de investigación que ha sacado adelante el Observatorio Blanquerna. Marca un hito: llegamos a grandes figuras del mundo universitario, en torno a este gran interrogante, que es hoy la diversidad religiosa. También se presentarán experiencias de Europa, África, Estados Unidos, y experiencias catalanas y del Estado español sobre gestión de la diversidad... Esto contribuye a esta pedagogía que todos queremos. Y permite visualizar hacia dónde vamos con este modelo catalán de convivencia que no se encuentra en muchos lugares del mundo: intentamos gestionar esta diversidad desde la igualdad de condiciones, con investigación universitaria y desde las diferentes administraciones, Generalitat y ayuntamientos. Es interesante que se vea esa complicidad. No empecemos ahora, sino hace veinte años. Nos permite ver desde este inicio de siglo hacia dónde vamos y visualizarnos como país.

¿Con qué presupuesto cuenta la Dirección General para llevar a cabo todos estos proyectos?

Hemos partido de un presupuesto conservador respecto a la legislatura anterior, en cuanto a ayuda y soporte a las actividades, con cerca de 350.000 euros, y que no llega al millón de euros por la actividad completa. Independientemente, hemos añadido un millón de euros en dos años para ayudar en carencias que tienen los centros de culto, aforo o salubridad que se han visto durante la pandemia. En global, hemos tenido este año 1.350.000 euros. A ver si la situación económica de la Generalitat nos permitiera ampliar. Vemos que la actividad de las distintas entidades religiosas hacia este diálogo, consenso y conocimiento activos también van creciendo. Y nos gustaría poder dar una respuesta adecuada a ese crecimiento.

Siempre es más fácil encontrar recursos ante un incendio que hacer pedagogía y prevenir conflictos. ¿Le cuesta justificar el papel de la Dirección General de Asuntos Religiosos?

No. Dentro de la Conselleria, por el contrario. Precisamente se entiende muy bien que la labor de cohesión social y de prevención de algunos conflictos por falta de entendimiento, de conocimiento, la Dirección General tiene mucho potencial. Otra cosa es que en todo momento puedas tener presencia; pero como en cualquier ámbito. Justicia es un Departamento difícil en cuanto a la presencia social positiva y también es el Departamento que menos ha crecido presupuestariamente y tiene un capítulo de gasto de personal enorme, en prisiones. El esfuerzo que ha hecho Justicia con un crecimiento presupuestario para dignificar a los locales es importante.

 

"EL DIÁLOGO SOBRE EL HECHO RELIGIOSO ES BUENO Y TRANSFORMA"

 

Una pregunta más de cariz personal, dejando el cargo aparte: ¿cómo vive este trabajo, le gusta? ¿Cuál es su experiencia del hecho religioso?

Lógicamente no lo explico demasiado porque mi papel aquí es de política y gestión, y gestión política. A efectos de mi praxis, me considero una persona muy normal. Soy católica, bautizada católica, pero relativizo el hecho de ir a los oficios en función de cómo tenga la agenda. Estoy en la media de esa religiosidad no militante de cada semana en la que Cataluña está inmersa.

Independientemente de esto, ¿cómo lo valoro? Aquí estoy feliz, me gusta muchísimo el trabajo que hago. Si algo siempre he intentado a lo largo de mi trayectoria es que haya un resultado del trabajo y que se mida socialmente. Mejorar con cuestiones como antisemitismo o islamofobia, muy transversales a efectos de país, de gobierno. Incidir en elementos de cohesión, como con la lengua y la cultura, es parte de mi trayectoria. Me liga con los 7-8 años que estuve de técnica en esta Dirección General, que me permitió conocer el sector y colaborar con la estructura. Me gusta ver que aquello con que colaboré en hacer nacer, es una estructura y un equipo consolidado. Y que es muy bueno: es gente que incide para que las cosas mejoren.

¿Y con resultados?

Sí, sabemos de municipios que ya están diseñando tumbas diferentes, la Asociación catalana de municipios ha hecho alguna publicación sobre diversidad religiosa, los servicios básicos de Salud nos reciben con los brazos abiertos para explicar casos y de ahí derivan charlas en las delegaciones del gobierno de la Generalitat... Estamos despertando interés por un hecho que a veces es desconocido. También es explicar qué haces en diferentes entidades y pueblos y ver que la gente te escucha. Hay curiosidad por la diferencia, por cómo viviremos la religiosidad en tiempos difíciles. En el día a día, este diálogo sobre lo religioso, transforma y es bueno.

Quizás estamos en una fase más de ignorancia o analfabetismo religioso, donde es posible despertar esta curiosidad... ¿No le preocupa que se haya roto también una transmisión cultural?

Preocupa por tener trascendencia. Las razones de por qué se ha perdido el interés son diversas, pero tampoco están demasiado explicitadas. Hay muchos motivos: históricos, por distintos pesos y contrapesos... Lo que preocupa es que, con esta pérdida de activismo o de interés, suban las tendencias políticas más extremas. Ocurre cuando hay relajación al defender qué crees y cuáles son tus principios y valores a la hora de actuar el día a día. Y estos movimientos de intolerancia deberían poderse reubicar. Y sólo se puede hacer con formación y despertando la curiosidad por el vecino que tienes al lado o el indigente que tienes en el portal de casa, que no sabes quién es, de dónde viene, qué habla ni en qué cree. Debemos despertar esa curiosidad, ayudar a apaciguar estas intolerancias políticas. Pero esto es persona a persona, son cambios generacionales. Con la lengua también sabemos que es así. Estamos hablando a largo plazo y, al mismo tiempo, con ciertas prisas.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.