Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR/Tarragona) El nuevo currículo de la clase de religión católica conferirá más apertura a esta materia. Es el resultado de meses de diálogo y trabajo participativo con la comunidad educativa por parte de la Conferencia Episcopal Española y del Ministerio de Educación. La clase de religión católica será más competencial y tendrá una orientación hacia el resto del sistema educativo, con el refuerzo de vínculos con el resto de materias. Así se ha presentado en la Jornada de maestros y profesores de Religión de Cataluña, celebrada el sábado en el Colegio Sant Pau de Tarragona.

"Este currículo debe ser tomado como una oportunidad que los docentes de Religión no podemos dejar perder", apunta el manifiesto con el que ha concluido el encuentro. Está firmado por el Secretariado Interdiocesano de Enseñanza de la Religión Católica (SIERC), la Fundación Escuela Cristiana de Cataluña (FECC) y el Instituto de Ciencias Religiosas de Barcelona (ISCREB) como entidades convocantes.

Consideran que el texto tiene un "redactado de carácter marcadamente humanista" que propicia el "diálogo con el resto de conocimientos". También creen que "posibilita como nunca la adaptación de los contenidos y su arraigo a nuestra realidad cultural más cercana" y que "ofrece una puesta al día metodológica".

Una clase que plantea preguntas

"Ahora la clase de religión tiene más sentido que nunca", ha defendido Yolanda Otal, maestra de religión del colegio Lestonnac de Barcelona y docente en el ISCREB y el ISCR-Don Bosco. Considera que "plantea una serie de preguntas", en las que el alumnado debe tener "la mente abierta" y que los docentes deben "acompañarles para que elaboren los propios contenidos".

En este sentido, considera que el nuevo currículum implica "un cambio de paradigma" porque incide en la función de "acompañar" más que en la de "dar" unos contenidos. Otal cree que en este caso "la pedagogía se ha puesto al servicio de la teología". Y ha defendido que "es una propuesta de encuentro con el otro y con el mundo".

"Un currículum para trabajar con el resto de compañeros"

En las ponencias de la mañana, la secretaria de la comisión de educación y cultura de la Conferencia Episcopal Española,  Raquel Pérez, ha repasado las diferentes etapas que han llevado a definir el currículo. Pérez ha defendido que la propuesta da más "libertad" al docente. También ha apuntado que es un "currículo para trabajar con el resto de compañeros" del claustro, para trabajar de acuerdo al "contexto" y "responder a la realidad y al alumno".

El coordinador del área de teología de Cristianismo y Justicia, Manuel Andueza, ha hecho notar que "hay una presentación de la Biblia" como elemento transversal a lo largo de toda la vida académica. Con temas como la creación, la historia del pueblo de Israel, las narraciones sobre la acogida o la fraternidad, así como los relatos de la figura de Jesús. También ha señalado como temática la aportación de la mujer a la Biblia: "Antes ya se hacía, pero ahora se recuerda de forma explícita".

Para Andueza, "es un currículo difícil porque está abierto" y ha opinado que "no es perfecto", pero sí "mucho mejor que lo que teníamos hasta ahora". En cualquier caso, implica formación teológica y pedagógica del profesorado para dotarles de conocimiento, herramientas y método.

Una materia que refleja la vida

También han intervenido en el acto Yvonne Griley, directora general de Asuntos Religiosos de la Generalitat de Cataluña, que ha subrayado "la relevancia que tiene el hecho religioso en la sociedad". Ha pedido pedagogía a los jóvenes de los valores de la cohesión, respeto y tolerancia. "Esté donde esté, en la escuela pública y en la concertada, contribuyamos juntos en este diálogo y clima que garantiza la cohesión", ha pedido.

La secretaria general de Escuela Cristiana, Meritxell Ruiz, ha agradecido poder reencontrarse después de la pandemia y ha dicho que "en momentos de dificultad un docente de religión ayuda a encontrar sentido". Y el arzobispo de Tarragona y presidente del SIERC, Joan Planellas, ha defendido que "un maestro cristiano debería desear hacer la clase de religión". Ha descrito la religión como "una de las materias en las que se refleja la vida" y ha concluido que la enseñanza necesita "una clase científicamente bien hecha", refiriéndose tanto a los contenidos como a la pedagogía.

El nuevo texto, que está por publicarse en el BOE, tiene como marco eclesial el Pacto educativo global, además de las últimas encíclicas del papa Francisco. Y en el ámbito civil, se fija en el modelo europeo, con estándares educativos que buscan la calidad y el aprendizaje a lo largo de la vida.

El encuentro ha reunido a unas doscientas personas de las diócesis de Cataluña, Andorra y Baleares. Los delegados de Enseñanza, junto con el director del SIERC, Pere Micaló, el responsable del área pastoral y socioeducativa de la FECC, Eloi Aran, y la subdirectora y jefa de estudios del ISCREB, Núria Caum, han acompañado los docentes, que se han reunido presencialmente por primera vez después de la pandemia para compartir formación y experiencia. Han participado de varios talleres y la jornada se ha cerrado con una eucaristía.