Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Lucía Montobbio –CR) Este sábado comienza una de las festividades más importantes para la comunidad musulmana: el ramadán. Este año, cae en primavera. La fiesta invita a cuidar la dimensión espiritual de la persona. Durante el ramadán, la comunidad musulmana sigue rezando cinco veces al día (salat), como hace durante todo el año. Sin embargo, añaden otra oración optativa por la noche (tarâwih) en la que se lee un poco del Corán hasta completarlo.

Ramadán es el nombre que recibe el noveno mes del año lunar del calendario islámico. Para la comunidad musulmana, los días comienzan con la caída del sol, y el mes, dos días después de la luna nueva, cuando empieza a verse el creciente lunar. El inicio de los meses de calendario lunar a menudo es distinto al inicio de los meses del calendario solar; por eso, el mes del ramadán y su fiesta, según el cálculo del calendario, se puede celebrar tanto en invierno, como en otoño, como en primavera o verano.

La fiesta recuerda que el arcángel Gabriel (Jibril) reveló los textos sagrados al profeta. El Corán, que es la palabra misma de Dios revelada por Jibril, consta de 114 capítulos que se llaman suras. Sus páginas abordan temas como la fe, la vida de los profetas, y se describen normas morales, religiosas y jurídicas.

Además, se recuerdan otros hechos históricos como la muerte de Jadiya, la mujer del profeta Mahoma; el nacimiento de Husayn ibn Ali, hijo del primer musulmán: Ali ibn Abi Talibla batalla de Badr, la conquista de los musulmanes de La Meca; la muerte de Ali ibn Abi Talib, el primer musulmán y cuarto califa; y la Noche del destino.

Durante estos días, la comunidad musulmana se desea buen inicio de ramadán diciéndose: Ramadân mubârak, y hacen ayunas desde que sale el sol hasta que se pone. Los musulmanes se despiertan antes del amanecer para desayunar (sihûr), y sólo cuando oscurece vuelven a comer y beber (iftâr).

El perdón y la limosna

De esta práctica quedan dispensados ​​los niños, mujeres embarazadas, o las personas que padecen alguna enfermedad o se encuentran de viaje. Los que son mayores de edad y tienen un buen estado de salud son invitados a cumplir con el cuarto pilar del islam, que es el ayuno y la abstinencia (sawm). Se renuncia a comer, beber y otras acciones, como mantener relaciones sexuales o fumar.

Durante el ramadán, se da relevancia al perdón. De hecho, ramadán tiene la raíz en la palabra ramada que significa quemar en árabe. En estos días, las faltas son perdonadas, metafóricamente quemadas para empezar de nuevo.

Otro pilar que también se practica y es importante durante la fiesta es la limosna (zicat). La comunidad se preocupará por que todo el mundo pueda celebrar los iftars, que no falte la comida cuando se ponga el sol. Es un momento que se celebra con alegría, y se puede hacer en casa, recogidos con amigos y familiares, o bien en la mezquita acompañados de toda la comunidad. Se comen algunos platos típicos como los huevos hervidos, la sopa harira, dátiles y dulces elaborados con miel y frutos secos como los pistachos o las almendras.

Una celebración conjunta con la Pascua

Es habitual que las mezquitas de los municipios catalanes abran también sus puertas al resto de ciudadanos, para celebrar la rotura del ayuno. De hecho, uno de los iftars populares más conocidos es el que organiza el Grupo Interreligioso del Raval (GIR) que sirve para reforzar los vínculos entre la comunidad musulmana y el resto de comunidades que conviven en Barcelona.

Este año, la Pascua y el iftar coincide, y el jueves 21 de abril a las 20 h, la Rambla del Raval acogerá una celebración conjunta bajo el lema 'la Paz en el mundo'. "Este año volvemos a la Rambla del Raval con nuestra tradicional cena popular, esta vez, así como en las últimas tres ediciones, celebraremos el iftar conjuntamente con la Pascua cristiana y haremos una acción interreligiosa con las dos celebraciones, para acompañar tanto a la comunidad musulmana, como en la comunidad cristiana del barrio", informa Carolina Rodríguez, técnica de proyectos de Tot Raval.

La acción interreligiosa consiste en compartir durante una cena la ruptura del ayuno con la comunidad musulmana y la mona de Pascua con la comunidad cristiana. !La celebración será muy sencilla y constará de tres partes. Una primera parte con dos parlamentos institucionales, uno de la Generalitat y uno del Ayuntamiento; una segunda parte de intervenciones de miembros del GIR con la lectura de un texto en distintas lenguas; y una tercera parte con un minuto de silencio antes de la llamada a la oración... Y después se hará la cena popular", describe Rodríguez, que a la vez invita a todos a participar.

La fiesta que anuncia el final del ramadán es el Aïd Al-Fitr, que se celebrará el 2 de mayo de 2022, aunque la fecha puede variar según la observación de la luna. Después de un mes de ayuno y abstinencia, la comunidad se felicitará el esfuerzo y la experiencia espiritual que se ha vivido.