Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Lun, 19/09/2022 - 16:06
nit-religions-2022-0
Galeria d'imatges

DAVID CASALS –CR  La espiritualidad del pueblo gitano ha sido este fin de semana uno de los protagonistas de 'La noche de las religiones', una jornada de puertas abiertas a una cuarentena de lugares de culto, organizada por el grupo joven de la Asociación Unesco para el Diálogo Interreligioso (AUDIR).

Inspirándose con un proyecto que se hacía en Berlín, en 2016 se celebró en Barcelona la primera 'Noche de las religiones. Este año se ha querido poner el foco en una minoría duramente estigmatizada, el pueblo gitano. La primera referencia escrita de su presencia en el Principado es del año 1415. Poco después, los Reyes Católicos, además de decretar la expulsión de judíos, musulmanes y conversos, también decretaron leyes y decretos que pretendían la asimilación de los gitanos. El punto culminante fue durante el reinado de Ferran (1713-1759), cuando “la gran redada” llevó a galeras a más de nueve mil personas. Las persecuciones siguieron, especialmente durante el nazismo, que promovió el exterminio sistemático de medio millón de gitanos.

Hoy en día, el estigma contra los gitanos sigue, como pone de manifiesto las últimas expulsiones que decretaron las autoridades francesas durante 2004 y 2010, así como los intentos de la derecha y la extrema derecha italiana de crear censos con sus datos o huellas dactilares. La nueva ley de igualdad que este verano aprobaron Las Cortes incorpora el antigitanismo al Código Penal.

En cuanto a la religión, históricamente eran musulmanes, católicos u ortodoxos, algo que lo determinaba su lugar de residencia. Después de la Segunda Guerra Mundial, muchos de ellos se convirtieron en el cristianismo evangélico. Lo que es evidente es que la espiritualidad "es una de las características definitorias" de este pueblo. Así lo explicó durante el acto inaugural de 'La noche de las religiones' Sam Garcia, miembro del grupo musical barcelonés Rumba Nois.

"Los gitanos siempre hemos sido muy creyentes en Dios", expone Garcia. Forma parte de un grupo de rumba catalana formado en los años 90 y buena parte de sus componentes son miembros de las Iglesias de Filadelfia. “Mi padre era pastor”, reveló Sam a los asistentes.

Una conversión sin precedentes

Durante siglos, el pueblo gitano catalán se caracterizó por un catolicismo muy fervoroso, según resaltó el músico, pero la situación duró un giro a mediados del siglo XX.

Todo empezó a mediados de los años 30 en Bretaña (Francia), cuando Clément Le Cossec (1921-2001) entró en contacto con las Asambleas de Dios, una tradición evangélica de carácter pentecostal, y acabó haciéndose pastor a los 25 años. Procedía de una familia bretona muy humilde y como conocía en primera persona lo que significaba vivir en la exclusión, decidió después de la Segunda Guerra Mundial trabajar con el pueblo gitano. Inicialmente, se trataba de una misión gitana dentro de las Asambleas de Dios francesas, pero en 1968 se independizó.

Pero, ¿por qué se produjeron estas conversiones? Según Sam, la Iglesia de Filadelfia “congeniaba mejor con la forma de ser” del pueblo gitano. En cualquier caso, Sam dejó claro que hay gitanos "ateos" o que tienen "otras creencias". De hecho, el Arzobispado de Barcelona cuenta también con un secretariado de pastoral gitana, que dirige Juan Alberto Pérez .

De Francia a Cataluña

En Cataluña, el primer lugar de culto se abrió en 1965 en Balaguer. En 1967 el régimen franquista obligó a las comunidades no católicas a inscribirse en un registro, pero el Estado no aceptó que lo hicieran con el nombre de Misión Evangélica Gitana o Movimiento Evangélico Gitano. Sí pudieron hacerlo con el nombre de Iglesia de Filadelfia, una de las comunidades cristianas mencionadas en el libro del Apocalipsis, y que estaba situada en la actual Turquía.

A finales de los años 70, abrieron en Barcelona su primer lugar de culto, en una parte de la ciudad muy vinculada a la comunidad gitana, en la calle de la Cera, en el Raval. Al principio, empezaron a reunirse en casas particulares. “Dos hermanos, que se llamaban Juanita y Modestet , iban casa por casa a predicar el Evangelio; aquello se empezó a hacer muy grande y Toni, que era el palmero de Peret y que tenía un bar, les dejó un reservado del local”, relató Sam.

Peret (1935-2014) era un artista muy conocido y que en 1974 llegó a ser el representante de RTVE en el festival de Eurovisión, con la canción 'Canta y sé feliz'. Cuando se convirtió en las Iglesias de Filadelfia, a principios de los años 80, su crecimiento se aceleró. "Aquello arrastró a muchos gitanos porque era una figura muy importante", añadió Sam. Peret llegó a ser pastor durante siete años, aunque acabó desvinculándose. En distintas entrevistas, el cantante expresó su decepción con las religiones y sus dirigentes, pero siempre dejaba claro que nunca había dejado de creer en Dios.

Una de las canciones más célebres de Peret, 'Barcelona tiene poder', y que se convirtió en uno de los himnos de los Juegos Olímpicos de 1992, tiene un origen religioso. "La letra original decía 'Cristo tiene poder' y 'La iglesia tiene poder" y fue una de las melodías más populares entre las comunidades pentecostales y carismáticas durante los años 80.

Un sentido homenaje

'La noche de las religiones' cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Barcelona y de la Fundación La Caixa y la edición de este año también ha servido para homenajear al teólogo Francesc Torradeflot, una figura clave en la consolidación del diálogo interreligioso en Cataluña a través de AUDIR. Este año, le han sustituido en la dirección de la entidad Sergio Arévalo y Arnau Oliveres .

La presidenta de AUDIR, Montse Castellà , expresó también que su propósito es ir más allá de las instituciones religiosas. Por eso, este año, en el subtítulo del acto, se han añadido también dos conceptos nuevos: “cosmovisiones” y “creencias en diálogo”. 

Este año, han participado en 'La noche de las religiones' comunidades cristianas de diferentes ramas, musulmanas, judías, budistas, bahá'ís, hindúes y sijs, entre otros. Ha habido todo tipo de propuestas: música cristiana con toques celtas en la Asamblea de Hermanos de la calle Teruel; una exposición sobre los 150 años de la primera comunidad metodista en Barcelona, ​​ubicada en la calle Tallers; o un repaso por las melodías de la Reforma por parte de la iglesia evangélica de habla alemana, situada en la calle Brusi.

Los grupos de diálogo interreligioso del barrio del Raval y de los distritos de Nou Barris y Gràcia visitaron diferentes lugares de culto. Las monjas benedictinas del Monestir de Sant Pere de les Puel·les, en la calle Anglí, organizaron una oración de vísperas, y la iglesia de San Andrés del Palomar, dio a conocer su patrimonio histórico y artístico, como la Capella dels Segadores y las pinturas murales de Josep Verdaguer .

Los jóvenes musulmanes se reivindican

Una de las actividades más concurridas, y que tuvo un cariz abiertamente reivindicativo, fue la presentación de la Asociación de Estudiantes Musulmanes, donde diferentes jóvenes explicaron sus experiencias de discriminación y estigmatización en las universidades públicas.

La agresión rusa sobre Ucrania estuvo muy presente en el acto que organizó la comunidad judía progresista Bet Shalom sobre los refugiados. Los Testigos de Jehová dieron a conocer las historias de persecución que sufrieron a manos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial, y la Casa del Tíbet ofreció una degustación de té dulce y khapses (galletas tibetanas).

“Muro de contención en la xenofobia”

Desde las administraciones públicas, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat volvieron a dejar claro la importancia de este tipo de actos, con el objetivo de poner freno a la intolerancia, en un contexto de creciente polarización y consolidación de la extrema derecha y los discursos de odio en toda Europa.

El Comisionado de Diálogo Intercultural y Pluralismo Religioso del Ayuntamiento, Khalid Ghali, destacó la importancia de valores como "el diálogo, la relación y el reconocimiento mutuo". La directora general de Asuntos Religiosos, Yvonne Griley, definió 'La noche de las religiones' como un “muro de contención de la xenofobia” y un “referente de diálogo”.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.