Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Vatican NewsLa Autoridad de Supervisión e Información Financiera (ASIF) del Vaticano ha publicado el jueves 15 de julio su informe anual de 2020. El documento señala "la tendencia creciente en la proporción de informes enviados a la Oficina del Promotor de Justicia y de informes recibidos". Un camino que deben transitar para llegar a la "absoluta transparencia de las actividades institucionales del Estado de la Ciudad de Vaticano", que pidió el papa Francisco en la apertura del 92º año judicial. Un camino de prácticas ejemplares "como se impone en una realidad como la Iglesia católica".

El informe es un análisis detallado de la actividad del año 2020 y ha recibido una valoración positiva del Consejo de Europa. En concreto, con el informe de Moneyval  de "evaluación recíproca". Se trata de un documento de más de 200 páginas que certifica periódicamente que se cumplen los principales estándares internacionales en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Buena sinergia para prevenir actividades delictivas

Una de las indicaciones que se desprenden del Informe del ASIF publicado este jueves, es que la Santa Sede figura entre las jurisdicciones más virtuosas en estos ámbitos. El informe también destaca la eficacia de la cooperación nacional e internacional. En 2020, hubo 89 informes de actividades sospechosas, 16 de las cuales se enviaron a la Oficina del Promotor de Justicia. Se intercambiaron 49 solicitudes de información con otras autoridades vaticanas, relativas a 124 temas, lo que supone "un crecimiento significativo respecto al año anterior, que confirma las considerables sinergias creadas entre las instituciones de la Santa Sede y de la Estado de la Ciudad de Vaticano en la lucha contra las actividades delictivas".

Gracias a dos memorandos de entendimiento en el ámbito internacional, con la colaboración activa de las fuerzas de investigación del Vaticano, la ASIF, que preside Carmelo Barbagallo, intercambió entonces 58 solicitudes de información con Unidades de Inteligencia Financiera (UIF) extranjeras sobre 196 temas y envió 19 comunicaciones espontáneas relativas a 104 temas.

El informe indica también una disminución progresiva del uso de dinero en efectivo en el Vaticano. Una tendencia que se debe a la disponibilidad de otros sistemas para la transferencia de fondos por el IOR -incluido el circuito SEPA- que garantiza mejores estándares de seguridad y trazabilidad. A pesar de la pandemia, el trabajo de ASIF ha sido intenso. En enero, se anunció que se reincorporaría el circuito internacional de información "Egmont Secure Web", después de haber sido suspendido en noviembre de 2019 tras una investigación del Vaticano.

Aprobación de Moneyval

En esencia, de los once criterios examinados, no hubo ninguna evaluación de "baja eficacia". Consideran que ha habido "eficacia sustancial" para cinco áreas como son la cooperación internacional o las medidas preventivas; y "eficacia moderada" para las otras seis áreas. El panorama positivo ha llevado a Moneyval a decidir que la próxima evaluación de los avances en el cumplimiento de las acciones sugeridas por los expertos tendrá lugar dentro de tres años, y la de la eficacia, dentro de cinco, mediante una nueva inspección.

En materia de supervisión, se elaboró ​​una 'Guía' que describe el conjunto de actividades que permiten evaluar la situación de la entidad supervisada y que determinan, en presencia de deficiencias significativas, la adopción de medidas correctoras.

También explica que "se han llevado a cabo importantes actividades de formación y apoyo para todas las entidades de la Santa Sede - Estado de la Ciudad de Vaticano: autoridades públicas, entidades sin ánimo de lucro y otras personas jurídicas". Y que, en el plan operativo, "se ha invertido en la formación, en la puesta en marcha de procesos de autoevaluación de las entidades a través de cuestionarios, en el análisis detallado de los cuestionarios para permitir una visión general de las amenazas y vulnerabilidades de los sectores y las entidades individuales, en la redacción de 'directrices' de apoyo a las entidades y en la realización de las primeras inspecciones in situ".