Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galeria d'imatges

(CR) Que una escuela decida actualizar su espacio sacro sin derribarlo o reconvertirlo en espacio polivalente ya es un hecho inusual pero que, además, esta reforma tenga reconocimiento civil siendo seleccionada por los premios FAD de Arquitectura e Interiorismo, más aún cuando había más de 170 obras presentadas en la categoría de interiorismo, parece fuera de toda expectativa. Este hecho extraño ha sido celebrado durante la noche de la arquitectura de Barcelona, la fiesta de reconocimiento de la excelencia que congrega cada año, y ya hace sesenta uno, en torno un millar de profesionales con motivo de la ceremonia de entrega y fiesta de los Premios FAD de Arquitectura e Interiorismo, que ha tenido lugar el miércoles por la noche en el Disseny Hub de Barcelona, en la Plaza de las Glòries. Para hacernos una idea metafórica, si los Premios Pritzker son "los Nobel de la arquitectura", fue seleccionado en los premios FAD equivaldría a ser una obra elegida a los premios Goya de cine.

El proyecto en cuestión es la reforma de la iglesia del Colegio Lestonnac de Barcelona, de la que es titular la Compañía de María, conocida popularmente en Cataluña como "La enseñanza". Los autores son los miembros de T113-Taller de Arquitectura; Giuseppe Giacalone, Maria del Mar Viladot y Eloi Aran, profesor también del centro educativo. El despacho T113 cuenta con una amplia trayectoria en intervenciones de temática sacra, entre las que cabe destacar la reforma de la Capilla de San Ignacio de Loyola en la Basílica de Santa María del Mar, la reforma del templo parroquial de Santa Eulalia de Vilapicina o, la también seleccionada por los Premios FAD, reforma del templo parroquial de Santa Madrona de Poble Sec. Con la Compañía de María han colaborado con la reforma del espacio de interioridad por el Colegio Lestonnac-Badalona y, actualmente, están llevando a cabo la reforma de la iglesia de la orden religiosa en su ciudad natal , en Burdeos, Francia.

Memoria del proyecto

«La reforma de la iglesia del Colegio Lestonnac en Barcelona responde a la voluntad de adecuación y actualización del espacio sacro y la creación de diferentes ámbitos de trabajo pastoral en la volumetría preexistente. Referente a la actualización del espacio celebrativo ha procedido al derribo del antiguo presbiterio para crear un nuevo axis mundi con un presbiterio central hecho con una tarima de madera. Esta nueva disposición permite ocupar cuatro de las capillas laterales con bancos, posibilitando una celebración más participativa y asamblearia en forma de "T". Para reforzar esta nueva centralidad se ha colocado un baldaquino circular suspendido, que tradicionalmente se vincula a la imagen metafórica del "cielo abierto", del que cuelga un crucifijo procesional y bajo el que se disponen los tres elementos de mobiliario litúrgico en forma triangular bajo la proyección del círculo: la sede, el altar y el ambón. Todos estos tres elementos tienen un mismo lenguaje material y compositivo que incorporan elementos simbólicos de Cristo: la cruz grabada sobre la superficie del altar, la fusión de las letras alfa y omega en la base del ambón, y el símbolo del crismón perforado en el respaldo de la sede. La novedad litúrgica radica en la disposición de estos elementos en el presbiterio, disponiendo la sede atrasada y en el eje de la nave central y poniendo en un mismo plano más avanzado el ambón y el altar, que incorporan piezas del antiguo altar a modo de puzzle dando a entender las dos partes de la celebración eucarística: la mesa de la Palabra y la mesa del Pan y el Vino.

En cuanto a la multiplicidad de ambientes para el trabajo pastoral, el presbiterio de madera retrocede hasta los pies del Santísimo, en el centro del muro frontal, y se separa del nuevo presbiterio mediante una grada de madera móvil accesible desde los dos lados. Esta grada permite, por una parte, adaptar el espacio celebrativo o el nuevo ámbito del Santísimo dependiendo del número de usuarios y, por otro, hacer un uso para clases, canto coral o concelebraciones. También se ha adecuado el espacio del antiguo corazón derribando la antigua grada de obra para diseñar un aula de interioridad o de otras actividades, a la que se accede por el nuevo cancel, que actúa a modo de nártex y da pie a su uso independientemente del resto de la iglesia, así como también permite nuevas visuales desde el exterior.»