Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

Que una obra religiosa sea seleccionada en la edición de este año de los premios FAD (Fomento de las Artes Decorativas), aunque no sea finalista, de entre 111 de las presentadas en la categoría de interiorismo, es un reconocimiento civil destacado a la tarea y la reflexión profesional que se ha llevado a cabo conjuntamente entre pastoralistas y arquitectos.

La intervención en el interior de la Iglesia de Santa Madrona, que ha sido ampliamente seguida desde este blog (ver enlaces relacionados), habla de una Iglesia "en salida", como le gusta decir al Papa Francisco, que va en busca de sus contemporáneos aclarando los lenguajes y las metodologías que pide la Nueva Evangelización.

Ciertamente la intervención ha alcanzado sólo su primera fase y hay aspectos susceptibles de mejora, pero la buena acogida de los usuarios y las dinámicas evangelizadoras que han tenido lugar en esta iglesia, como el Encuentro de Laicos s.XXI entre otros, auguran un buen futuro para este equipamiento religioso.