Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) En los últimos 6 meses, de noviembre de 2020 a abril de 2021, se han registrado cerca de 5.800 expresiones de odio, un 36% más que el mismo período del año anterior. La comunidad bahá'í vuelve a denunciar la situación "aberrante y todavía desconocida" que viven en Irán. Alertan de los efectos y las graves consecuencias sobre la población creyendo que pueden derivarse de los discursos de odio y de difundir información falsa. Y llaman a visibilizar la persecución sistemática que viven como minoría religiosa en este país musulmán.

Desde la comunidad de Barcelona proponen este jueves 15 de julio la campaña #StopHatePropaganda. Con esta etiqueta quieren reunir mensajes de apoyo en Twitter en la franja horaria de 19 a 21 h. También piden compartir en redes sociales las publicaciones realizadas desde el perfil de Facebook @SolidaridadBahai y en Twitter a @DDHHBahai.

Comparten "la alarma y preocupación" por sus correligionarios en Irán. Elisabeth A. Lheure, de la Asamblea Espiritual de los bahá'ís de Barcelona, alerta de que "una creciente campaña de incitación al odio contra los bahá'ís, institucionalizada y patrocinada por el mismo gobierno, los está poniendo en peligro en cualquier rincón de aquel país".

Sólo los últimos cuatro años, desde 2017, han documentado 33.000 artículos y contenidos de propaganda anti-bahá'í. Y alertan: "La experiencia en todo el mundo nos dice que estas campañas de incitación al odio son la antesala de graves acciones contra la comunidad a la que se estigmatiza".

Una búsqueda rápida de estos materiales apunta que hay más de 100 páginas web con contenido anti bahá'í. Entre estos espacios web se encuentran el del Ministerio de Cultura y Orientación del gobierno iraní, el lugar semioficial de noticias Kayhan y páginas web personales de líderes religiosos como el ayatolá Safi Golpaygani o el ayatolá Subairi Zanjani.

Hace un mes la autora iraní Mahvash Sábet presentó en Barcelona su libro de poemas basados en sus 10 años de encarcelamiento, en un acto que reunió, entre otros, a una de las traductoras del libro, Ryma SheermohammadiEduard Ibáñez, abogado, docente y miembro de Justicia y Paz y Adriana Ribas, coordinadora de Amnistía Internacional en Cataluña.

Sábet fue detenida en 2008 y sentenciada a 20 años de prisión por el solo hecho de ser bahá'í. La Fe Bahá'í es minoría religiosa no musulmana más numerosa de Irán, perseguida sistemáticamente por las autoridades del país desde hace décadas.