Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Galería de imágenes

(Laura Mor –CR/Montserrat) Despedida en la basílica de Santa María de Montserrat del sabio y erudito mallorquín Josep Massot i Muntanerfallecido este domingo. Reconocido editor, historiador y trabajador infatigable por la lengua y la cultura, sí. Pero sobre todo monje de Montserrat. Así le recordó este martes la comunidad monástica en su funeral, antes de ser enterrado en el cementerio de la abadía.

"Trabajó incansablemente por la expresión más sublime del alma de un pueblo: su lengua y su literatura", ha dicho en la homilía el prior de la comunidad, Bernat Juliol. El monje ha destacado también la aportación en el estudio de la historia de quien dirigió durante más de cincuenta años las Publicaciones de la Abadía de Montserrat. Un estudio que ha permitido "saber de dónde veníamos" e "intuir los senderos que el futuro nos deparaba".

Sin embargo, ha subrayado la centralidad de la dimensión religiosa en la vida de Massot: "Ser monje de este monasterio no fue algo más en su vida y su obra, sino que fue el eje que dio sentido y que inspiró todo su legado ingente", ha apuntado. Ha descrito esta vocación monástica, y en concreto Montserrat, como lo que "unificó todas estas dimensiones de su vida".

Convicciones fuertes y formas suaves

Una vocación cristiana y monástica que Massot "vivió con gozo y felicidad". Juliol se ha referido al discurso que hizo durante la entrega del Premio de Honor de las Letras Catalanas, en 2012: "Dijo que había que vivir fortiter in resuaviter in modo (con convicciones fuertes pero formas suaves)". Y ha valorado que "él vivió y murió así" porque "se marchó discretamente, casi sin preaviso, pero con la convicción de que le estaba esperando aquel que es el Amor".

Juliol ha presidido el funeral en ausencia del padre abad, Manel Gasch. Lo ha hecho acompañado del obispo y exarca de los católicos griegos de rito bizantino, Manel Nin, que presidirá este miércoles la misa en honor a la Virgen de Montserrat con motivo de esta solemnidad, el abad emérito Josep M. Soler. La celebración ha tenido lugar en el marco de la misa conventual, ha contado con los cantos de la Escolanía y se ha podido seguir por Montserrat Ràdio y Montserrat TV.

Han acompañado a la comunidad benedictina y a los familiares de Massot, la abadesa de Montserrat, Maria del Mar Albajar, y una pequeña representación del clero, con el párroco del Ateneu Sant Pacià, Armand Puig. No ha podido asistir el obispo de Sant Feliu, Agustí Cortés, que esta semana está en la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Española, en Madrid. Del ámbito político, han participado, entre otros, la presidenta de las Islas Baleares, Francina Armengol, la presidenta del Parlamento de Cataluña, Laura Borràs, la consejera de Cultura, Natàlia Garriga, la consejera de Justicia, Lourdes Ciuró, el presidente de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, el expresidente Joaquim Torra, el alcalde de Monistrol, Joan Miguel, el expresidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, la directora general de Asuntos Religiosos, Yvonne Griley, el diputado de Junts per Catalunya, Francesc de Dalmases.

Puede recuperar la homilía de la celebración aquí: