Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Lun, 26/09/2022 - 14:54
Exaltació creu ortodoxos

LUCÍA MONTOBBIO –CR La exaltación de la Santa cruz es una fiesta cristiana que celebra tanto la comunidad católica (el 14 de septiembre), como la comunidad ortodoxa (el 14 de septiembre, quienes siguen el calendario gregoriano; el 27 de septiembre, quienes siguen el calendario juliano).

Durante ese día se recuerdan dos hechos históricos: que Helena de Constantinopla (más tarde santa Helena de la Cruz) encontró la cruz de Jesucristo en el siglo IV; y que el emperador Heraclio la devolvió a Jerusalén en el siglo VII después de recuperarla de las manos de los persas.

Doce grandes fiestas

La principal fiesta religiosa ortodoxa es la noche de Pascua que permanece hasta 40 días después. Sin embargo, su calendario establece otras 12 grandes fiestas, que recuerdan los hechos históricos más relevantes para la comunidad cristiana postevangélica. Entre ellas se encuentra la exaltación de la Santa Cruz.

Las otras once son: el nacimiento de la Santa Virgen Madre de Dios, la presentación de la Santa Virgen madre de Dios en el Templo, el nacimiento del Señor, el Bautizo del Señor, la presentación del Señor, la anunciación a la Virgen María, la entrada de Jesús en Jerusalén, la Ascensión del Señor, Pentecostés, la Transfiguración de Cristo en el Monte Tabor, y la Ascensión de la Virgen.

HAY VARIOS RELATOS QUE EXPLICAN CÓMO HELENA Y MACARIO DESCUBRIERON CUÁL ERA LA CRUZ DE JESUCRISTO.

Helena, madre del emperador Constantino I El Grande, peregrinó a Jerusalén en el año 326 con la petición de encontrar la tumba de Jesucristo. Ayudada por el obispo Macario (Jerusalén) encontró tres cruces, la de Jesucristo (Veracruz) y la de los dos ladrones.

Hay varios relatos que explican cómo Helena y Macario descubrieron cuál era la cruz de Jesucristo. Una tradición dice que la Veracruz conservaba todavía la inscripción INRI (“Jesús de Nazaret, rey de los judíos”). En otra se narra que la llevaron a una mujer que sufría una enfermedad terminal, y al tocar la cruz de Jesucristo se sanó. Y una tercera explica que llevaron a un hombre muerto ante las tres cruces y, al rozarle la cruz de Jesucristo, resucitó. Al identificar la cruz de Jesucristo, el obispo Macario la elevó para venerarla.

Cerca de las cruces, se encontraba un templo romano dedicado a Venus que derrocaron. Debajo, Helena encontró los restos de una tumba, que identificó como sepulcro de Jesucristo. En 335, el emperador Constantino, hizo construir la Iglesia del Santo Sepulcro, en honor a la resurrección de Cristo. La iglesia se construyó en 10 años y se consagró el 13 de septiembre del año 335. Al día siguiente se celebró la Exaltación de la Santa Cruz.  

El regreso de la cruz a Jerusalén, en el siglo VII

Helena dejó parte de la Veracruz en Jerusalén; y otra parte, junto con los clavos, se los llevó a Constantinopla. La parte que permaneció en Jerusalén, será requisada por los persas, cuando conquistan la ciudad (614).

La cruz no se recupera hasta que el emperador Heraclio derrota al rey persa Cosroes II. Aquí también hay una leyenda que explica que cuando Heraclio intentaba devolver la cruz a Jersusalem, se encontró con una fuerza extraña en el Monte Calvario. El patriarca Zacarías de Jerusalén, le aconsejó que se quitara sus vestiduras y su corona para acceder a la Iglesia del Santo Sepulcro. Sólo entonces le fue posible entrar. Al volver la cruz, el 14 de septiembre del año 628, la elevó para exaltarla.

Esta exaltación se transformó en fiesta nacional del Imperio Cristiano Oriental. Y la celebración, poco a poco se fue extendiendo de Jerusalén a otras iglesias, hasta que en 720 se convirtió en universal.

ALGUNAS IGLESIAS ORTODOXAS TODAVÍA CONSERVAN EL RITO DONDE EL OBISPO Y EL CLERO LEVANTAN LA CRUZ SOBRE LOS CUATRO PUNTOS CARDINALES DE LA IGLESIA

Históricamente, la cruz se ponía en todos los edificios públicos, en los uniformes, y era alzada por obispos y sacerdotes durante la liturgia. Se bendecían los cuatro puntos cardinales de la iglesia con la cruz, y la comunidad cantaba el himno de la Veneración de la Santa Cruz. En el pasado, el imperio cristiano bizantino y ruso utilizaba el canto en otras ocasiones. Por ejemplo, en las guerras, le cantaban para que Dios les concediera la victoria ante los enemigos.

Hoy en día, algunas iglesias ortodoxas todavía conservan el rito donde el obispo y el clero levantan la cruz sobre los cuatro puntos cardinales de la iglesia, y así recuerdan el vínculo que existe entre la elevación de la Santa Cruz en Jerusalén y las iglesias ortodoxas actuales. También se sigue cantando el himno de la Veneración de la Santa Cruz, aunque la letra se entiende diferente; donde dice "enemigos" se piensa en "el mal", y donde se ruega "por los gobernantes del estado", se pide por todos los hermanos.

Ante la cruz elevada, la comunidad se inclina para adorar a Dios. Las lecturas que se realizan van relacionadas con el significado y el simbolismo de la cruz: Éxodo 15,22 - 16,1; Proverbios 3,11-18; Corintios 1, 18-25; Isaías 60, 11-16; Salmos 99, 5, 110, 1... entre otros. Es un día de oración y ayunas, donde se recuerda el sentido que tiene la cruz.

El símbolo de la cruz

La cruz es símbolo de salvación de la humanidad a través del sufrimiento, de la muerte. Significa la importancia que tiene el sacrificio por llegar a la vida eterna. Como se dice en Lucas 9, 23: “Si alguien vendrá después de mí, que se niegue a sí mismo, que coja su cruz a diario y que me siga.”

La línea vertical de la cruz significa la divinidad de Jesús, y la horizontal, su humanidad. La cruz de los cristianos católicos tiene cuatro puntas, la cruz latina. Por el contrario, la cruz ortodoxa tiene 8 brazos. Otra diferencia es que en la cruz latina Jesucristo tiene un clavo que atraviesa los dos pies, y en la ortodoxa cada pie tiene un clavo.

Por último, en el momento de hacer la señal de la cruz; los cristianos católicos lo harán con los cinco dedos de la mano, y se tocarán primero el hombro izquierdo y después, la derecha; mientras que los cristianos ortodoxos, harán la señal de la cruz con tres dedos, y primero se tocan el hombro derecho y después, el izquierdo.

La Santa Cruz en Cataluña

El Ligum crucis es una figura que contiene un trozo de fragmento de la cruz de Cristo, y se conserva en la basílica de Santa María del Pi. Está expuesta en el museo de la basílica y el público puede visitarla. Fue entregada en 1398 por el rey Martín el Humano, que a su vez la recibió del papa Luna en Aviñón.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.