Pasar al contenido principal
Catalunya Religió
telefon-prevencio-suicidi-suport-emocional

ANNA GUIMERÀ –CR La Fundación Ayuda y Esperanza se centra en el acompañamiento emocional en momentos de crisis personales. Llevan más de 50 años trabajando con el Teléfono de la Esperanza, que impulsó en su día el cura Miquel Àngel Terribas. Pero a raíz del “cataclismo para la salud mental” que significó la pandemia, en 2020 abrieron el Teléfono de Prevención del Suicidio. Este verano han iniciado el servicio de Chat de Apoyo Emocional para Jóvenes para atender la crisis de salud mental que viven los menores, adolescentes y jóvenes en estos días. Hablamos con la directora ejecutiva del área de proyectos y voluntariado y responsable del servicio del Chat de la Fundació, Mireia Anglès, que nos hace balance de un servicio que en los últimos meses ha dado respuesta a un gran número de demandas. 

Anglès explica que el Teléfono de Prevención del Suicidio fue creado como soporte emocional para todos los colectivos. A raíz del teléfono de prevención la fundación detectó que el colectivo de jóvenes y adolescentes, siendo uno de los colectivos más afectados, no contactaban a través de llamada, ya que ellos no están acostumbrados. "Por eso, decidimos abrir un chat y podernos comunicar a través de mensajería escrita", explica Anglès.

La inmediatez de las crisis de malestar, la mensajería escrita, el anonimato y la hiperconectividad son lo que, según la responsable del servicio del Chat, han permitido tener una ventana abierta para poder comunicarse y acompañar a los jóvenes. El objetivo principal del chat es ofrecer un espacio de soporte psicológico y emocional en situaciones de crisis para jóvenes y adolescentes. 

"NO SUSTITUIMOS LA AYUDA TERAPÉUTICA, NOSOTROS SOMOS UN ESPACIO DONDE NO HAY NINGÚN JUICIO Y ACOMPAÑAMOS AL JOVEN"

“Esta herramienta está siendo pionera en todo el estado, y nos ayuda a eliminar barreras y utilizar el lenguaje de los jóvenes”, comenta Mireia Anglès. El servicio, que no hace ni un año de su nacimiento, se realiza a través de la aplicación de mensajería WhatsApp. 

Mireia Anglès destaca la importancia del acompañamiento con escucha activa: "No sustituimos la ayuda terapéutica, nosotros somos un espacio donde no hay ningún juicio y acompañamos al joven". Además, desde la fundación, se identifican como una "puerta de entrada a la detección del malestar" y a partir de ahí se dan recursos comunitarios donde el joven puede ser ayudado. Los orientadores detectan cuál es el riesgo vital de la persona, y buscan garantizar su seguridad. "En su caso, alertamos a los servicios de emergencia del Ayuntamiento de Barcelona", detalla Anglès.

Los voluntarios, una relación entre iguales

"Las personas que contactan buscan una relación entre iguales, por eso es importante que sean voluntarios los que hacen este servicio", explica la responsable del servicio de chat. La fundación se organiza como un “servicio mix”, es decir, las personas en primera línea de llamada y chat son voluntarias, pero detrás hay un equipo de profesionales que acompañan, forman y supervisan a los voluntarios. También remarcan que todos los voluntarios han estado vinculados con temas de salud.

"Debemos entender el sufrimiento de la gente y acompañarla", explica Pepón Soler, un voluntario del Teléfono de Prevención del Suicidio. Pepón es médico y desde que se jubiló es voluntario en el Teléfono de la Esperanza y en el de Prevención de Suicidio. Soler explica la dificultad que comporta esta ayuda: “Cada llamada es un mundo, pero en ese momento debemos intentar hacer reflexionar a la persona sin angustiarla más”. Pepón ha tenido muchas experiencias, en todas coincide en que son impactantes y que siempre que ayuda se marcha a dormir inquieto: “Son realidades que tenemos al lado, y que no vemos”. "Aprendes a comprender y tú ayudas, pero ellos también te ayudan", reflexiona sobre el servicio.

Más de 9.300 llamadas

Desde agosto de 2022, cuando el chat se puso en marcha, se ha atendido a más de un millar conversaciones y sólo ha sido necesario activar los servicios de emergencia en 9 ocasiones. En cuanto al teléfono de Prevención del Suicidio, en los dos años y medio de vida, ha atendido a más de 9.300 llamadas y ha ayudado a intervenir en 229 tentativas de suicidio inminente o en curso.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.