Pasar al contenido principal
Catalunya Religió
Torralba_XXSS_5
Fotografia: Ateneu Universitari Sant Pacià.
Galeria d'imatges

Jordi Llisterri –CR No sabemos cómo será, pero sí qué explicará y cómo lo explicará. El teólogo y filósofo Francesc Torralba forma parte de la comisión teológica que ha creado la Junta Constructora de la Sagrada Familia para estudiar el proyecto de la fachada de la Gloria. La fachada de la calle Mallorca será la principal, la más monumental y la que resume el sentido de todo el templo expiatorio. 

Una parte de este estudio ahora puede leerse en la obra La fachada de la Gloria de la Sagrada Familia. Fuentes espirituales y teológicas de la escatología de Antoni Gaudí, editado  por el Ateneo Universitario Sant Pacià (AUSP). Recoge el trabajo enciclopédico de Francesc Torralba de la tesis doctoral que defendió en junio y de la que se ha realizado varias presentaciones, la última semana pasada en la AUSP. El estudio teológico de la fachada de Gloria a partir de las indicaciones de Antoni Gaudí es el que permitirá definir el proyecto arquitectónico y artístico. Todo en 800 páginas. 

Torralba explica que en la Fachada de la Gloria hay mucha teología y que "la pregunta que plantea es qué podemos esperar después de la muerte". Y "la respuesta de Gaudí es: esperanza". Invita a preguntarse cómo podemos llegar al cielo.  Por eso, Gaudí incluye la representación del infierno, el purgatorio y el cielo, pero "lo que ocupa principalmente la fachada es el cielo y la transición por el purgatorio, pero no el infierno".

TORRALBA ASEGURA QUE GAUDÍ, CON LA FACHADA DE LA GLORIA, QUERÍA QUE LA GENTE SE PREGUNTARA: “¿QUÉ DEBO HACER PARA SUBIR ALLÁ ARRIBA?”

Uno de los retos de proyectar la última fachada de la Sagrada Familia es la poca documentación precisa disponible: "Gaudí era un socrático: hablaba y construía, pero escribía poco". Por tanto, prácticamente todo debe basarse en dibujos y maquetas y en lo que recogieron por escrito sus discípulos. Lo que Gaudí quería era que la gente cuando se acerque a la puerta del templo y vea el cielo se pregunte “¿Qué debo hacer para subir allá arriba? ¿Cómo debo vivir?”; no el temor del juicio que inspiraba a las catedrales medievales.

Gaudí "como cristiano, sabe que el amor trasciende a la ley y que la supera". Quizá por eso Torralba apunta a que Gaudí no puso la ley de los diez mandamientos, sino que muestra las virtudes, las obras de misericordia, las bienaventuranzas, el Credo o el Padrenuestro. Santos y ángeles también serán representantes. Todo lo que señala “no sólo hacia dónde voy, sino hacia dónde vamos como comunidad”.

Este relato Gaudí lo quería en la fachada de la Gloria porque, explica Torralba, "es la que está orientada al mar y la verían los barcos que llegan a Barcelona". Ahora el barco ya no es el medio de transporte dominante, excepto por los cruceristas, pero también es la fachada que se ve desde los aviones que se avecinan al aeropuerto de El Prat.

"REPRESENTAR LO QUE NADIE HA VISTO NUNCA SERÁ FÁCIL"

La comisión teológica de la fachada de la Gloria, además de Torralba, está formada por los teólogos Armand Puig y Joan Torra de la AUSP y el arquitecto Jordi Faulí. Es el equipo que debe marcar la iconografía y los elementos de la fachada. Por la inmensidad de la obra, Torralba apunta que difícilmente la realización podrá encargarse a un solo artista como se hizo con Subirachs por la fachada de la Pasión. Esto también generará un “debate enorme” sobre los estilos creativos, como la solución final de la escalera que debe pasar por encima de la calle Mallorca, pero esto ya son decisiones que tendrá que ir tomando la Junta Constructora en los próximos años. "Representar lo que nadie ha visto nunca será fácil".

En la presentación en la AUSP, Armand Puig explicó que el libro es el primer volumen que se edita de la colección 'Studia Gaudiniana' promovida por el Centro Internacional de Estudios Avanzados Antoni Gaudí y sus colaboradores, que se creó  en 2020. La directora del centro, Rosa Ribas, presentó el libro de Torralba como “una obra fundamental”. Además de la descripción exhaustiva de los elementos teológicos que Gaudí quiere incorporar en la fachada y que debe servir de guía a artistas y arquitectos, una de las principales aportaciones es el estudio de los autores y fuentes espirituales que marcan a Antoni Gaudí. Y de éstas destaca el estudio sobre el catecismo del obispo Josep Domènec Costa i Borràs. Profundizar en su obra permite comprender mejor qué era lo que realmente quería transmitir Gaudí y realizar una actualización al lenguaje y a la teología de nuestro tiempo. Porque de su visión del templo también queda claro que Gaudí dejaba ese reto en manos de las siguientes generaciones.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.