Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Xavier Memba –CR) Pronunciada justo al final de la comedia de Billy WilderSome like it Hot (1958), una de las frases más emblemáticas en la historia del cine de todos los tiempos es la que sale de los labios de un excéntrico millonario ante la confesión del personaje interpretado por Jack Lemmon que, huyendo de la mafia, se ha pasado toda la película haciéndose pasar por una mujer. "Soy un hombre" grita desesperado Lemmon (peluca en mano), pero la sorprendente respuesta que recibe del millonario locamente enamorado de su personaje como mujer es: "¿Qué le vamos a hacer, nadie es perfecto".

Esta es una expresión que se utiliza a menudo cuando las personas queremos excusar nuestra humanidad. Nadie es perfecto o no somos perfectos, y es por eso que fallamos. No somos perfectos, y es por ello que las relaciones humanas no funcionan. Pero, lejos de sólo ser una excusa, reconocer nuestra imperfección podría ser también un punto de partida para tratar de hacer de este un mundo mejor. Este es, de hecho, el punto de vista de las personas que lideran el restaurante solidario Imperfect en Castelldefels.

Según explica la coordinadora general del proyecto, Aurora Cabezas, "Imperfect es un proyecto que nace con el deseo de ayudar a personas que necesitan una segunda oportunidad". Y añade, con una serie de palabras que describen los aspectos más destacables: "Imperfect es segundas oportunidades, empatía, solidaridad, acogida y ayuda a todos los niveles". 

Iniciativa de la Iglesia Evangélica de Castelldefels

El restaurante Imperfect abrió por primera vez sus puertas a mediados de septiembre de 2016. La iniciativa nace a partir de la visión de la Iglesia Evangélica de Castelldefels y bajo el marco legal de la Asociación Conpasión, que es la ONG que da cobertura a los diferentes proyectos sociales de dicha iglesia. Según Cabezas, "Imperfect nace de la vocación de servicio de una iglesia local que tiene como lema: amamos a Dios, hablamos de Jesús y nos preocupamos de las personas".

El espacio donde se ubica el restaurante solidario es el mismo edificio de la iglesia, y tanto el equipo de trabajo como la junta del patronato la conforman miembros de la congregación. Ahora bien, aclara Cabezas, Imperfect nació como proyecto social con el requisito indispensable de establecer vínculos con la administración local y otras entidades del ámbito social. Esto le imprime un carácter secular que, sin embargo, no contradice su inspiración y vocación cristiana.

Del programa de formación se benefician todo tipo de personas: creyentes y no-creyentes, agnósticos, musulmanes, cristianos evangélicos o cristianos de otras denominaciones. "Nuestra tarea a Imperfect no es predicar el evangelio (en palabras)" -afirma Cabezas- "pero cuando nos preguntan por qué hacemos lo que hacemos, entonces nuestra respuesta es que lo que nos motiva es nuestra fe en Jesús".

Integración social y laboral

De las diferentes organizaciones con las que colabora Imperfect, destacan especialmente el departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Castelldefels, el Servicio de Integración Social y otros organismos como la Cruz Roja,  CavigaCordibaix o Parque Sanitario de Castelldefels. También tienen convenios de colaboración con Medidas Penales de la Comunidad y Nueva Ciudadanía de la Dirección de Servicios de Atención y Acogida a Inmigrantes. Fruto de todas estas colaboraciones, Imperfect recibe una gran diversidad de personas que no responden a un perfil determinado de la población.

Si bien la gran mayoría son jóvenes a partir de quince años en adelante, también hay gente de mediana edad o, en algunas ocasiones, ya casi al final de su vida laboral. Muchos de ellos son migrantes o gente local en riesgo de exclusión social. También, destaca de forma especial Cabezas, es importante "el número de mujeres que recibimos que no han trabajado nunca fuera del hogar y que por primera vez tienen la posibilidad de aprender un oficio, adquirir unas habilidades que les permiten salir de casa y en muchos casos compatibilizar los horarios para seguir cuidando a los hijos".

Desde su posición como coordinadora general del proyecto, Aurora Cabezas constata que "tras una larga trayectoria desarrollando diferentes proyectos e iniciativas solidarias como la iglesia -como la distribución de alimentos y ropa- la creación de Imperfect hace cinco años nos ha permitido llevar la idea inicial de comedor social a un nivel más allá de lo puramente asistencial".

En su página web leemos que el objetivo general de Imperfect es contribuir a la integración social y laboral de las personas que han sufrido o están en riesgo de sufrir exclusión social. Estas personas llegan derivadas de Servicios Sociales del Ayuntamiento a través de una carta. En este momento, la coordinadora del proyecto se pone en contacto y concierta una entrevista con los candidatos. Si hay acuerdo entre las dos partes, se invita a la persona a firmar un contrato de voluntariado de ocho horas semanales, más un lote de formación teórica en forma de talleres que tienen que ver con temas de hostelería, mantenimiento de instalaciones, limpieza, etc., y temas de empoderamiento personal, tales como trabajo en equipo, autoestima y otros afines.

Enseñar a trabajar trabajando

Aurora Cabezas resume la pedagogía de Imperfect con el concepto de "enseñar a trabajar trabajando" bajo supervisión y acompañamiento de forma permanente. Al final de la capacitación, cada persona recibe un certificado donde se acredita la formación recibida a lo largo de los cuatro meses que dura el programa. Así, una vez terminan su tiempo en Imperfect, han adquirido las habilidades y añadido a su CV una experiencia mínima que les permite incorporarse al mundo laboral. Y esto es muy importante si se tiene en cuenta la juventud, la condición de migrantes o la falta de currículum laboral con la que algunos de ellos llegan. A Cabezas le gusta dejar bien claro que aunque Imperfect no es una agencia de colocación, "siempre hacemos todo lo posible para facilitar contactos, ayudar en la elaboración de currículos y en definitiva, ayudar a encontrar trabajo a las personas que pasan por nuestro programa".

Dado que un número importante de los usuarios son migrantes, y que hasta un 80% llegan sin papeles, a menudo el tiempo de cuatro meses previsto para su reinserción laboral se alarga considerablemente. La principal causa de esta demora se debe a la actual ley de extranjería que exige una estancia de tres años en el país hasta que alguien pueda contratar al solicitante legalmente y durante todo un año, a tiempo completo. A partir de ahí comienza toda la tramitación de arraigo. En este sentido, explica Cabezas, el proyecto solidario que ella coordina es de los pocos lugares en el Baix Llobregat y, seguramente, el único en Castelldefels, que puede dar acogida y formación a estas personas; al mismo tiempo que proporciona dirección y acompañamiento en el largo recorrido que representa conseguir vivienda, ropa, comida y, en definitiva, establecerse y alcanzar los estándares mínimos de una vida digna.

Cinco años de una gran familia

Durante este mes de septiembre, Imperfect ha cumplido cinco años y durante todo este tiempo han sido muchas las personas y las historias vividas. Aurora Cabezas podría explicar muchas, incluso escribir un libro, dice medio en broma. Pero no todo se resume en capacitación, habilidades y reinserción laboral. La filosofía de Imperfect, remarca Cabezas, es ser una gran familia donde la persona (a pesar de sus "imperfecciones") se siente acogida, aceptada y querida. Una gran mayoría alcanzan el objetivo de un trabajo y recuperar sus vidas. Otros tal vez se quedan a medio camino o nunca salen del todo; "pero en su paso por Imperfect habrán encontrado el acompañamiento y toda la ayuda posible que somos capaces de ofrecer", asegura Cabezas pensando en la experiencia de una persona que no pudo superar la depresión y el dolor que pusieron fin a su vida.

Durante los meses de confinamiento, el restaurante solidario tuvo que hacer un ERTE, pero nadie en el equipo estaba contento en su casa. El chef,  Pepe Hurtado, fue de forma voluntaria a las instalaciones y se puso a cocinar cada día. Hay que recordar que Imperfect da de comer cada día a gente que no tiene dinero ni recursos para comer, remarca Cabezas. Así, con la colaboración de Parque Sanitario y voluntarios, a lo largo de todo el 2020 se llegó a servir un total de 10.000 comidas gratis. La pandemia también puso de manifiesto la solidaridad de los ciudadanos de Castelldefels que, junto con la Cruz Roja y otros servicios, ayudaron a personas que llegaban a Imperfect por necesidades básicas de higiene, comida, ropa, refugio emocional o, como el caso de algún niño que en su casa no tenía posibilidad de estudiar en línea.

En este quinto año como proyecto solidario, Imperfect quiere hacer una difusión especial para las redes sociales de la tarea que llevan a cabo. Pero, "más que celebrar y proyectar la gran labor que hacemos," enfatiza Cabezas, "lo que queremos es sensibilizar a las personas que se acercan y hacerles saber que hay mucha necesidad y aún mucho trabajo por hacer. Queremos promocionar nuestros valores y hacer un llamamiento a personas para que se involucren en ayudar a otras personas. "

Pensando en el futuro, Imperfect ha establecido desde hace poco tiempo una colaboración con un grupo local de empresarios que pertenece al ente internacional BNI, "con la oportunidad que esto representa de poder recibir algún tipo de ayuda, cooperaciones o poner en contacto empresarios con gente que ha pasado por nuestro programa de formación, "señala Cabezas. 

Por otra parte, debido a la pandemia, la Escuela de Hostelería de Castelldefels tuvo que cerrar el espacio de prácticas. El año pasado utilizaron las instalaciones del restaurante Imperfect y la experiencia fue tan buena que una vez obtenida la licitación del espacio, Imperfect será este curso el espacio de formación práctica de este módulo de formación profesional básica.

Ante todos los retos y proyectos de futuro, afirma Cabezas, el deseo de Imperfect es continuar ayudando a las personas más vulnerables de forma sincera y genuina, ya que "no entendemos un cristianismo que afirme la gracia, el perdón y el amor de Dios y no lo comparta, aunque sea de forma imperfect, con los demás; sería una incoherencia".

Para más información sobre el restaurante solidario Imperfect puede visitar su FacebookInstagramYouTube y página web.