Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Celebración del primer aniversario de la visita de Benedicto XVI a Barcelona y de la consagración de la Sagrada Familia

(Jordi Llisterri - CR) "Los cristianos hemos de imitar a nuestro 'arquitecto de Dios' como piedras vivas que somos del edificio no construido por manos de hombres, sino por el Espíritu". Este es el mensaje del cardenal Lluís Martínez Sistach en la misa de celebración del primer aniversario de la consagración de la Basílica de la Sagrada Familia: que la obra de Gaudí marque también la vida de los cristianos. Un año después, este domingo por la tarde, la basílica se ha llenado con cerca de 5.000 personas para celebrar también los 50 años de la ordenación sacerdotal del arzobispo de Barcelona.

Sistach ha estado acompañado por decenas de sacerdotes y una veintena de obispos, entre ellos, todos los de Cataluña, el cardenal Carlos Amigo, el nuncio Renzo Fratini, el abad de Montserrat, y los arzobispos de Valencia, Pamplona, ​​y castrense. El cardenal pidió al nuncio que comunicara una vez más a Benedicto XVI "nuestro agradecimiento por su visita, su afecto y el mensaje que nos dejó y que ha orientado nuestro Plan Pastoral de la Archidiócesis".

Buena parte de la homilía del arzobispo recordó el mensaje del Benedicto XVI en Barcelona y el modelo de Gaudí que "nos ayuda a tomar conciencia de ser todos nosotros piedras vivas de la Iglesia". Pidió inspirarse en las "actitudes y actividades de Antoni Gaudí como persona, como cristiano y como profesional, con el fin de vivir y actuar como cristianos en el seno de la Iglesia y de la sociedad, poniendo de relieve la belleza de la Palabra divina, de la celebración de la fe y de la solidaridad cristiana ".

El arzobispo también ha considerado como "providencial" que el trabajo de Antoni Gaudí permita disponer ahora "de una Basílica que acoge millones y millones de personas de todo el mundo, creyentes y no creyentes, y con la celebración del culto y la contemplación de su belleza puede llevar muchos hombres y mujeres hacia la suma Belleza, hacia Dios. "

50 años de sacerdote: "A todos gracias y a todos perdón"

La celebración de los 50 años de su ordenación sacerdotal, del 17 de septiembre de 1961 en Cornellà, también ha sido motivo para Sistach para pedir que todo el mundo "viva con generosidad y fidelidad la vocación que ha recibido del Señor" y para orar para "que Dios envíe a nuestra Iglesia de Barcelona y las otras Iglesias diocesanas sacerdotes santos y en número suficiente ". Por eso ha pedido "a las comunidades parroquiales que inviteís a los jóvenes para que estén atentos a la llamada del Señor y sean generosos si  Él les invita a entregar su vida radicalmente al servicio de la Iglesia en el ministerio, siendo buenos pastores".

Tanto durante la homilía como al final de la celebración, Martínez Sistach ha agradecido la presencia de todos los que le acompañaban en un momento que ha definido como "el momento de la memoria, el momento de la gratitud y también el momento de la esperanza ". "A todos gracias y a todos perdón por mis faltas" afirmó.

Dos mensajes de Benedicto XVI

Al final de la celebración, se leyeron dos mensajes de Benedicto XVI, el más extenso siendo una carta de felicitación personal al arzobispo por las bodas de oro sacerdotales. El Papa explica que en su estancia en Barcelona quiso "dar un nuevo signo y un nuevo impulso a las familias, a fin de que, ante el peligro de la secularización y de pérdida de fe, dirijan su mirada con firmeza hacia Cristo Señor nuestro ".

En el texto, Benedicto XVI ha deseado al cardenal Sistach "nuestros más sinceros augurios" y que "el Señor te conceda su ayuda, atendiendo a lo importante que  es el ministerio de regir una porción de la Iglesia con firmeza apostólica, con caridad y con prudencia ". Además, se ha proyectado en las pantallas el mensaje de este domingo por la mañana en el que Benedicto XVI ha recordado la estancia en Barcelona durante el Ángelus.

Finalmente, el obispo auxiliar Sebastià Taltavull ha dirigido una felicitación al arzobispo en nombre de los presentes y le  ha agradecido un magisterio y un pontificado "rico y conciliar, amante de su país, y con amor fiel a la Iglesia". Una intervención que ha finalizado con un abrazo entre ambos.

En las palabras finales, Sistach ha agradecido la presencia de las máximas autoridades civiles de Cataluña: el presidente Artur Mas, la presidenta Núria de Gispert, y el alcalde Xavier Trias de Barcelona y Josep Fèlix Ballesteros de Tarragona, entre otros.

También se ha sumado al acto litúrgico la Escolanía de Montserrat, que ya cantó ante Benedicto XVI hace un año, y que ha cerrado la celebración desde el presbiterio con El Virolai. En los corazones laterales también había 600 cantores de diversas corales.

Durante la misa también se ha hecho una colecta para crear un fondo destinado a jóvenes en paro que gestionará Cáritas. "Entre todos vamos haciendo la voluntad de Dios Nuestro Señor", concluyó Martínez Sistach en sus palabras finales.

Podeís ver un vídeo aquí.