Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) "El coronavirus no es el Titanic. “Todos tenemos que poder sobrevivir; hay salvavidas suficientes para todas las personas del planeta". Con estas palabras, McCrabb, director ejecutivo de la Asociación de Misiones Católicas de Estados Unidos, se ha dirigido a más de 100 líderes religiosos de todo el mundo que se han reunido este martes en el National Mall de Washington para promover la distribución equitativa de las vacunas.

El encuentro ha sido de carácter interreligioso, y ha reunido líderes religiosos de 70 organizaciones diversas, entre los que había representantes de las religiones cristiana, islámica y judía, entre otras. De manera unánime, los participantes pidieron a los países más ricos que compartan la vacuna de la Covid-19, en un momento en el cual algunas regiones ya comienzan a superar la pandemia, pero otras aún están en situación de emergencia sanitaria, como ha explicado Mathews George Chunkara, secretario general de la Conferencia Cristiana de Asia: "Hasta que la pandemia no acabe para todos, no habrá acabado para nadie".

Una petición para Ángela Merkel

Además de exigir una distribución equitativa de las vacunas, los miembros de esta Jornada interreligiosa también han pedido a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que renuncie a los derechos de propiedad intelectual para la fabricación de vacunas, para que así haya más países que las puedan producir a nivel nacional. Precisamente por este motivo, Laura Peralta-Schulte, una de las organizadoras, manifestó que la Jornada se ha celebrado expresamente la misma semana en que la OMC está reunida en Ginebra.

En esta dirección, el representante federal Jan Schakowsky, demócrata del estado americano de Ilinois, comparó las patentes con el Sol: "Tenemos que trabajar juntos como una comunidad global. Intentaríamos patentar el Sol?". El mismo Schakowsky, el 13 de julio participó en la firma de una carta dirigida a la Canciller Ángela Merkel para que ésta se sume a la causa y favorezca la abolición de las patentes. Hasta ahora, tanto el gobierno alemán como la mayoría de los países europeos se han opuesto a la propuesta de Joe Biden, que desde el mes de mayo ha mostrado su apoyo a una abolición temporal que permitiría una distribución más rápida y equitativa de las vacunas.

Finalmente, la jornada se ha cerrado con una oración en conmemoración de todas las víctimas que ha dejado la Covid-19.