Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor –CR) Se sienten excluidos, ignorados y discriminados. En febrero, el Departamento de Educación anunció la creación de la Mesa Local de Planificación, un espacio de ámbito municipal que debe negociar cómo organizar y distribuir las plazas escolares del próximo curso. Cuando la escuela concertada ha solicitado formar parte, o bien no ha recibido respuesta o, en muchos casos, la respuesta ha sido negativa.

"Queremos estar en la mesa de negociación y de planificación, la que decidirá sobre nuestro futuro, y no nos dejan participar", lamenta Cristina Miró. Es directora del Col·legi Santa Anna de Lleida y habla en nombre de toda la escuela concertada de la ciudad. La respuesta que han recibido es un fenómeno de país, tal y como han denunciado de forma conjunta las entidades que representan a la concertada en Cataluña.

"En toda Cataluña la escuela concertada nos estamos encontrando con un 'no' o con silencio", critica Miró como portavoz de la escuela concertada de Lleida. En su caso, en estrategia conjunta, ya pidieron cita para reunirse con el alcalde para acceder a la Mesa Local de Planificación. Al no obtener respuesta, hicieron también la petición a alcaldía y, en paralelo, a los Servicios Territoriales, que tampoco les han contestado. Por eso, aseguran que insistirán en poder tener voz en este órgano planificador.

Un órgano restringido a la titularidad pública

El 11 de octubre presentaron en el Ayuntamiento de Lleida una solicitud genérica en nombre de todos los centros concertados de la ciudad para participar en la Mesa Local de Planificación. Una semana más tarde recibían la negativa de la administración. El texto les invita a formar parte de las comisiones de participación en la programación, indicando que es ese otro órgano el responsable de "garantizar la participación de los sectores de la comunidad educativa en la programación de la oferta".

Según la misiva, sólo pueden participar en las mesas locales de planificación de alcaldía y dirección de los Servicios Territoriales, la concejala y un técnico municipal del Ayuntamiento, e Inspección, un técnico de Planificación y un responsable de la Planificación del Departamento.

"Nos dicen que no hay ningún director de la pública, pero esta respuesta no es válida", dicen desde la concertada. Consideran que el Departamento ya representa a los centros de titularidad pública, porque es el titular y el último responsable. Y, por tanto, leen una situación de desigualdad en el proceso negociador.

Un trato desigual

¿Dónde queda la voz de la iniciativa social en ese caso? Aseguran que reciben un trato desigual, que "es una evidencia más de la desconsideración que nos tienen". Recuerdan que también forman parte del sistema educativo catalán. "Si se habla de equidad, no hay, no nos sentimos en igualdad. Estamos en el sistema público y hacemos una función social", insisten.

Para el sector educativo concertado, no es una actitud nueva. "Desde hace tiempo todas las acciones del Departamento de Educación discriminan a la concertada: la están infravalorando e infradotando", lamentan. Ahora, consideran que es un nuevo agravio que se las aparte de las mesas locales de planificación.

Este espacio de nueva creación responde al Decreto 11/2021 de la programación de la oferta, pensado para luchar contra la segregación escolar. Las mesas locales planificarán la distribución de plazas y líneas por cada centro. Un espacio estratégico teniendo en cuenta el descenso demográfico de los últimos años y la situación crítica que afrontan las escuelas concertadas en situación de infrafinanciación.