Pasar al contenido principal
Por Lluís Serra Llansana . Dom, 28/08/2022 - 09:00
En Gerasa

Francisco Nguyen van Thuan nació en Hué (Vietnam). Se implantó el régimen comunista cuando tenía 47 años y era arzobispo coadjutor de Saigón. Fue arrestado y conducido a un campo de reeducación, eufemismo para indicar una cárcel. Durante trece años (1975-1988), padeció privaciones, maltrato, vigilancia… Años antes, James Walsh, misionero estadounidense en China y también obispo, fue arrestado, condenado a veinte años, de los cuales pasó doce años en prisión de aislamiento (1958-1970) y liberado de manera repentina. Cuando fue deportado exclamó: «He pasado la mitad de mi vida esperando». Si alguien está en la cárcel, suspira cada momento por su libertad como el modo de poner fin a sufrimientos y carencias. La libertad suele ser la última estación de una cadena de frustraciones y de ilusiones rotas. Nguyen van Thuan, al ser encarcelado, le vino a la memoria la frase de Walsh y se dijo a sí mismo: «Yo no esperaré. Voy a vivir el momento presente colmándolo de amor».

Nguyen van Thuan, una vez liberado, tuvo que resistir a los medios de comunicación que, según sus propias palabras, «quieren que cuente cosas sensacionales, que acuse, denuncie, excite la lucha, la venganza. No es esta mi intensión. Mi más grande deseo es transmitiros mi mensaje de Amor, en la serenidad y en la verdad, en el perdón y la reconciliación». Con frecuencia, hay una forma de esperar en el futuro que te impide vivir el momento presente. Se trata de vivir el ahora con la fuerza del amor. La pregunta que se formuló fue: «Pero, ¿cómo?» Se dio cuenta que, realizando mil argucias, podía escribir cartas a las comunidades. Así escribió varios libros, que fueron traducidos a muchos idiomas.

«Vivir el momento presente colmándolo de amor» es un objetivo esencial en la vida. Existen muchas formas de distraerse: esperar en el futuro desentendiéndose del presente, sumergirse en la amargura y el resentimiento por las injusticias recibidas, adoptar una actitud victimista… El objetivo que se propuso Nguyen van Thuan es importante y puede ser compartido, pero cada uno tiene que buscar la respuesta a la pregunta: «Pero, ¿cómo?»

Grupos

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.