Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor –CR) El espacio de referencia de la pastoral juvenil de los jesuitas y de la CVX de Cataluña ha dado un paso adelante. A finales de curso, el Casal Loiola se ha constituido en fundación privada con el fin de vertebrar en un camino común a todas las comunidades cristianas que se reúnen en el número 138 de la calle Balmes de Barcelona.

El presidente del Casal y de la nueva fundación, Juan Mezo, sitúa los objetivos de fondo de esta nueva forma jurídica: "La fundación siquiera es un instrumento. Lo más importante es el espíritu de construir un nuevo Casal". Con el nombre de Fundació Privada Casal Loiola P. Martín Tusquets, sj se materializa la intención de "dar un paso adelante para que entre todos, más allá de las propias dinámicas de cada grupo, podamos construir un nuevo proyecto", dice Mezo.

El trabajo de fondo debe permitir que el Casal pase de ser un conglomerado de iniciativas a una comunidad cristiana cohesionada que comparte un mismo proyecto: el crecimiento humano y espiritual de las personas al servicio de la sociedad. Entre grupos, actividades y servicios que giran alrededor de este edificio están los grupos de confirmación, la pastoral universitaria, las Comunidades de Vida Cristiana –con las congregaciones marianas como rostro más grande de la casa–, las parejas que se preparan por matrimonio, niños y jóvenes del esplai CIM, una coral de gospel, los voluntarios de refuerzo escolar y el Tornar a creure, entre otros.

Según el presidente, la decisión también se puede leer desde una perspectiva más práctica y materialista, aunque reconoce que no es la más importante. Se refiere así a que el Casal tendrá una presencia social más evidente que servirá también a la hora de buscar recursos de fondos públicos o privados.

#Casal2017, una propuesta de apertura

El Casal celebrará el próximo año veinticinco años en activo, y siempre ha contado con la guía de la Compañía de Jesús. La nueva entidad jurídica se ha fundado coincidiendo con el proyecto de renovación interna que vive este centro y que lleva por nombre #Casal2017. En la propuesta se han definido cinco ejes de trabajo que deben servir "no para hacer un centro de y para nuestras comunidades, sino para hacer posible desde el Casal la mejora de la realidad social del barrio y los proyectos sociales de la Compañía de Jesús", afirma Mezo.

Con este sentido de apertura se hizo efectiva la constitución de la fundación el pasado 16 de mayo. Los miembros que forman parte del patronato son: Jaume Flaquer sj, Joaqui Salord sj, Enrique Puiggròs sj, Joaquim M. Reduà, Oriol Llop, Carmen Arnau, Quim Fernandez-Díez, Xavier Passaret, Xavier Sagrera, Carles Ribalta, Xavier Casanovas y Helena Casado. El día de la firma de los estatutos también estuvo presente el jesuita Lluís Magriñà que hasta el pasado mes de junio –momento de hacer efectiva la integración de los jesuitas en provincia única– había sido el provincial de la Compañía de Jesús en Cataluña.

[Fotografías: Casal Loiola]