Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) Tras la entrada del papa en Twitter, ya no es noticia que un obispo abra su perfil en las redes sociales. Pero ya se puede ver por qué tipo de presencia optan. De momento, en Cataluña, hay tres de los doce obispos con perfil propio. @sistachcardenal, el arzobispo de Barcelona fue el primero en marzo de 2012 , el arzobispo de Tarragona @PujolJaume desde poco antes de Navidad, y el obispo de Terrassa @BisbeSaiz desde este enero. También está el auxiliar de Terrassa @scristau, pero por ahora se mantiene inactivo. 

Los modelos de presencia episcopal en Twitter tienen varias diferencias. La más clara es en la opción sobre qué otros perfiles y personas con Twitter siguen. Ningúno aplica el modelo oficial de @pontifex que sólo sigue las mismas cuentas de BenedictoXVI en otras lenguas. Pero en el caso de @sistachcardenal y @bisbesaiz, guardan un perfil más institucional.

En el caso de Barcelona, siguiendo la mayoría de canales institucionales de la Santa Sede y algunos diocesanos, con 24 perfiles seguidos. También sigue la mayoría de los 8 cardenales que tienen cuenta en Twitter. Y en el caso de Terrassa sólo 7 perfiles seguidos, básicamente limitados al ámbito diocesano. Aunque en un primer momento seguía otros obispos del resto de España, después se ha optado por esta opción.

El arzobispo de Tarragona es el que mantiene un perfil de seguimiento más parecido al de un usuario habitual de Twitter. Sigue a 88 personas e instituciones con las que tiene alguna relación. Entre ellos hay laicos, sacerdotes, religiosos, medios de comunicación, y es el único obispo catalán -al menos a fecha de hoy- que sigue a otro obispo de Cataluña, al cardenal Martínez Sistach.

En el ranking de seguidores, los obispos están ordenados por orden de llegada en Twitter, con los 2.112 del cardenal Sistach a la cabeza. Y, sobre los contenidos, el obispo de Terrassa es el que hasta ahora ha demostrado más constancia con un twitts al día desde el 13 de enero, principalmente sobre sus actividades pastorales.

También está manteniendo un ritmo diario el cardenal Sistach, pero con temas muy diversos. Desde reflexiones pastorales o catequéticas, hasta la opinión sobre la actualidad, que en algunos casos han tenido eco fuera del ámbito del Twitter, como cuando se pronunció sobre la inmersión lingüística o las llamadas al acuerdo para encontrar soluciones a la crisis.

En el caso del arzobispo Pujol, la presencia es menos constante, aunque mantiene muy activa su "vida digital" de manera personal en el blog que reporta sus actividades pastorales.

Lo que por ahora no parece tener mucho recorrido es el uso de las cuentas de Twitter como canal de debate, que pide más tiempo que colgar una frase cada día. Como en otros casos, algunos internautas aprovechan la visibilidad de los perfiles de los personajes públicos para hacer circular sus opiniones, aunque no obtengan respuesta.

Por otro lado, también hay tres diócesis que tienen un canal institucional como obispado en Twitter: @arquebisbatbcn, @McsTgn, y @BisbatUrgell. En este caso los criterios de seguimiento son más amplios, y se centran en perfiles eclesiásticos o del ámbito de los medios de comunicación.