Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor –CR) La marcha solidaria Barcelona Magic Line (BML) sigue el principio fundamental de la institución que la promueve: la hospitalidad. "Todo el mundo tiene cabida en ella". Así lo ha explicado a Catalunya Religió el director de la Obra Social de San Juan de Dios, Oriol Bota, que ha descrito la iniciativa como una oportunidad de explicar su labor global de atención a las personas vulnerables.

En el momento de publicar este artículo, la BML cuenta con 262 equipos inscritos, formados por más de 2.800 personas, que se han planteado el reto solidario de sumar hasta 67.550 euros, habiendo ingresado ya 21.282 euros. Unas cifras que, como aseguran fuentes de la organización, "cambian cada minuto". Las inscripciones están abiertas hasta un límite de 350 equipos y, como tarde, hasta este domingo, 16 de febrero.

"Que ayude quien quiera, cuando quiera y como quiera"

A pesar de ser una propuesta exigente, porque compromete a los participantes a formar un equipo, a marcar una cantidad y a establecer la distancia a recorrer, desde la Obra Social están sorprendidos de la buena acogida que está teniendo.

El tono de la campaña, intencionadamente amistoso y nada agresivo, Bota lo justifica así: "La solidaridad es una dimensión de la persona que nos gusta cuidar y que queremos potenciar. Y queremos hacerlo con un tono muy adecuado para nuestra institución que es una institución hospitalaria". En definitiva: "Que ayude quien quiera, cuando quiera y como quiera".

La acogida al vulnerable: un discurso activo

Según Oriol Bota, el éxito de la propuesta les permite dar a conocer la finalidad de la institución y los proyectos que lleva a cabo en los ámbitos de infancia hospitalizada, salud mental o sin hogar: "Es una propuesta que permite explicarnos, y hacerlo con positivismo, mostrando las aspiraciones globales de la institución".

Bota justifica la vigencia de su tarea en el momento actual: "Lo que propone San Juan de Dios no es un reducto, sino que la acogida al vulnerable es un discurso muy activo y presente, que refuerza a la sociedad y la hace sensible y más sana". Además, afirma que la Obra Social tiene el reto de aportar "un estilo de hospitalidad y de acogida porque es una propuesta que dignifica la persona".
 
Hacia un modelo de financiación mixta

"Históricamente San Juan de Dios había vivido de la caridad del entorno donde estaba arraigado". Oriol Bota explica que en los últimos años, con los conciertos públicos, se había perdido un poco esta parte. Hoy, sin embargo, se considera que "la solidaridad de las personas es un activo que hay que recuperar", y Bota añade que no quieren "depender de las fluctuaciones de la administración pública y de sus recursos."

Así es como se plantearon una actividad para el área metropolitana de Barcelona que mantuviera los principios de la institución: la acogida y la hospitalidad. De ahí nació la Barcelona Magic Line, y que Bota define como una "propuesta integradora".

Hace unos meses, en este vídeo promocional, la Obra Social de San Juan de Dios ya apelaba a la solidaridad de la ciudadanía.