Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Parròquia Sant Miquel Arcàngel de Molins de Rei) Este sábado se ha inaugurado el hogar de acogida Magdalena Bonamich, en la calle Àngel Guimerà de Molins de Rei. Esta casa fue donada a la parroquia por esta feligresa en el momento de su fallecimiento, el mes de octubre del 2011, junto también a un legado económico. El consejo pastoral de la parroquia decidió en ese momento dedicar la casa a un proyecto de vivienda social, dedicando también buena parte del dinero a rehabilitar el inmueble. De esta manera comenzaron las obras que han culminado con la inauguración.

El hogar de acogida es un edificio de dos plantas, garaje y patio, con capacidad para 10 personas; cada piso tiene 5 habitaciones, aseos, comedor y cocina compartida. La parroquia mantiene la propiedad del inmueble, pero la ha cedido a Cáritas de Sant Feliu de Llobregat, para que desarrolle este proyecto de vivienda social, en coordinación con los servicios sociales del Ayuntamiento de Molins de Rei.

En el acto de inauguración tomaron la palabra Joan Torrents, director de Cáritas Diocesana de Sant Feliu de Llobregat, Joan Ramon Casals, alcalde de Molins de Rei, y Agustí Cortés, obispo de Sant Feliu de Llobregat, quien también bendijo el edificio. Todos ellos alabaron la iniciativa de este proyecto, tan necesaria en los actuales momentos de crisis económica y de necessitats de vivienda para muchas personas. También asistieron varios concejales del Ayuntamiento, el consejo pastoral y la comisión de economía y obras de la parroquia, miembros del consejo de Cáritas diocesana, voluntarios de Cáritas parroquial, así como también algunas personas vinculadas a la familia Bonamich y muchos otros feligreses y vecinos.

Terminado el acto, todos los asistentes pudieron visitar las instalaciones remodeladas, en espera de ponerse en funcionamiento en breve. La parroquia tiene la intención de dedicar próximamente otra parte del dinero donados en herencia a una de las otras grandes ilusiones de Maria Magdalena Bonamich, la continuación de los vitrales pendientes de la iglesia de San Miguel.