Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri-CR) Los católicos catalanes no creen que la unidad de España sea un bien moral, por lo menos un bien moral por encima de otros. Si mañana se hiciera un referéndum sobre la independencia y sólo votaran los católicos practicantes, el sí doblaría la oposición a la independencia; un 49,3% a favor y un 23% en contra. Así se deduce de los datos del último barómetro del Centro de Estudios de Opinión realizado durante el octubre de este año.

Esta proporción es similar al resultado total entre el conjunto de la población catalana, que la encuesta recoge con un 57% a favor del sí, y un 20% por el no. Entre quienes se definen como católicos practicantes (un 14% de la población) este hipotético apoyo a la independencia de Cataluña queda reducido al 49% pero sigue a mucha distancia del no. Una situación similar ocurre entre quienes se definen católicos no practicantes (42% de los encuestados). En este caso, hay menos indecisos, y el apoyo a la independencia sube al 51,7% y la oposición el 24,1%.

Estos resultados son muy similares a los que ofrece el mismo barómetro del mes de junio, antes de la manifestación del 11 de septiembre, que ya daba un 51% favorable al sí. Entre los católicos no practicantes esta cifra bajaría al 46,6% y entre los practicantes al 41,2%, pero siempre muy lejos del no. En todos los casos, pasa como con al conjunto de la población catalana: que quienes declaran que votarían a favor de la independencia suben después de la Diada y continúan doblando quienes dicen que votarían en contra.

A pesar de este contexto, los obispos catalanes no se han pronunciado nunca a favor de la independencia (ni en contra). Lo han situado en el ámbito de lo opinable reconociendo la legitimidad de todas las opciones y han reconocido que la Iglesia se deberá adaptar al ordenamiento jurídico que de manera pacífica y democrática se establezca desde el ámbito político. De ahí que algunos obispos hayan expresado que la Iglesia no se opondrá a la independencia, de la misma manera que no es tarea suya impulsarla.

También los católicos de Cataluña tienen un perfil similar al resto de la población en su identificación como catalanes o españoles. Los que sólo se sienten españoles o más españoles que catalanes apenas superan el 5%. En el caso dels católicos practicantes y no practicantes, un 40% dice sentirse tan catalanes como españoles, sólo un 5% por encima del resto de la población. Una pequeña diferencia que se reduce entre los católicos que se consideran más catalanes que españoles o sólo catalanes. En este caso, la única diferencia leve es que entre los católicos practicantes hay algunas personas más que se consideran sólo catalanas, el 27,9%. El mismo dato entre los católicos no practicantes es el 25,1%. Pero en tots los casos, más de la mitad de los encuestados priorizan su identificación como catalanes.

De los datos de la encuesta, se puede interpretar que el sentimiento catalanista y el soberanismo tiene un arraigo ligeramente menor entre la población católica practicante o no practicante, pero es claramente mayoritario y paralelo a la radiografía del conjunto de la sociedad catalana. Lo que pediría otro estudio es saber si el hecho de identificarse como católico es lo que provoca un grado menor de adhesión catalanista, o si el catalanismo se aleja del catolicismo porque no se siente suficientemente reconocido. En todo caso, no parece un factor determinante de forma mayoritaria.

En cambio, otro elemento que aparece en la encuesta del CEO donde se dibujan más diferencias es en la identificación entre derecha e izquierda. Entre los católicos practicantes hay un claro desplazamiento hacia la derecha, y este sector casi se divide en tercios iguales entre derecha, centro e izquierda. En cambio, el conjunto de la población catalana se sitúa más a la izquierda, con 66%. Este porcentaje casi duplica el 35% de católicos practicantes que se sitúan a la izquierda. Entre los no practicantes la diferencia es mucho menor. De todos modos, la identificación como izquierda, es el grupo mayoritario en todos los casos.

Todos los datos se pueden consultar en este documento.