Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hoy os quiero hablar de nuestro obispo catalán en Brasil, Pere Casaldáliga. Si bien es verdad que él ya es muy mayor y que vive una vida muy retirada debido a la enfermedad, también es verdad que nosotros le recordamos muy entrañablemente y valoramos toda su trayectoria misionera, por dos cosas, primera, por su gran capacidad de integración en la realidad indígena de la Amazonia brasileña, y segundo porque él nunca ha perdido ni ha olvidado sus raíces catalanas, como creyente y como poeta. O quizás, podríamos decir al revés: porque una persona vive y ama su cultura es capaz de entrar y defender otra cultura, que no es la suya, pero que puede amarse con todo apasionamiento.

Hoy os hablo de él por tres coses. Primera porque el sábado -7 de diciembre- se celebró en su pueblo natal, Balsareny (el Bages), el segundo Foro de Balsareny para defender las causas del obispo Pere Casaldàliga. La novedad de esta segunda sesión fue el exclusivo preestreno de la mini serie "Descalzo sobre la tierra roja" que explica la lucha del obispo Pere Casaldáliga a favor de los derechos de los campesinos del Mato Grosso en Brasil. El preestreno contó con la presencia de Francesc Escribano, productor y autor del libro original; del director del film, Oriol Ferrer, y otros miembros del equipo artístico de la serie. Por la mañana también se llevó a cabo un mesa redonda sobre los 50 años de la encíclica Paz en la Tierra, con el título "A los 50 años de la encíclica Paz en la Tierra. Las condiciones necesarias para construir la paz", con los ponentes: Josep Anton Benítez, jesuita e historiador, ex decano de la Facultad de Historia Eclesiástica de la Universidad Gregoriana de Roma; Arcadi Oliveres, economista y presidente de Justicia y Paz, y Lucía Ramón, teóloga del Centro Cristianismo y Justicia. Por la tarde también hubo una conferencia sobre las semejanzas entre Juan XXIII, Pere Casaldáliga y el papa Francisco, a cargo del sacerdote de la diócesis de Solsona, Ramon Cabana. "Que este sea el inicio de muchos otros foros, siempre en la caminada que hacemos juntos por las causas del Reino. Sea donde sea me tendrá a su lado". Estas palabras que Pere Casaldáliga escribió alentando a la celebración de la primera edición del Foro del Balsareny ha impulsado a los organizadores -cristianos/as de base- a hacer realidad la segunda edición de este evento.

El segundo motivo para hablaros de Pere Casaldáliga es que el papa Francisco ha dicho que lleva a nuestro obispo catalán en su corazón. Así lo adelanta la carta número 75 (noviembre 2013) de los Amigos de Araguaia con el obispo Casaldáliga, donde hay un artículo sobre el Papa Francisco y el obispo Pere. Uno de los párrafos explica que en agosto se celebró el Capítulo General de la orden de los Agustinos y la Misa de apertura fue celebrada por el Papa Francisco, el cual quiso saludar a cada uno de los presentes una vez terminada la celebración. Cuando le tocó el turno, habló con el padre Paulo Gabriel, que le dijo: "Los agustinos tenemos una comunidad a la prelazia de Sâo Felix do Araguaia. Yo he vivido 20 años con Dom Pere Casaldáliga y ahora vengo de estar casi todo el mes de agosto con él". Dice que el Papa Francisco le respondió: "Dígale que lo llevo en el corazón".

Y, por último, en tercer lugar, también debemos recordar que el abad de Montserrat, Josep M. Soler, explica a los niños y niñas a partir de seis años quien es Pere Casaldáliga. Lo hace a través del libro Pere Casaldáliga, ilustrado por Sebastià Serra y dedicado a este claretiano. El libro será presentado este lunes en la Librería Claret de Barcelona. El acto, conducido por el presidente de la Unión de Religiosos de Cataluña, Màxim Muñoz, contará con la participación del autor del texto y del ilustrador. El abad Soler explica, por medio de un texto sencillo y claro, acompañado de fotografías y de dibujos de Serra, como este personaje, a quien conoció de pequeño, fue de su Balsareny natal a Sabadell, donde hizo de maestro en el colegio de los Claretianos. El abad de Montserrat explica que fue maestro suyo en Sabadell, y que no olvidará nunca su manera de ser y de orar. Relata que Pere Casaldáliga dirigió un programa de radio, fundó una revista y que comenzó a atender a los immigrantes que llegaban a la ciudad y no tenían trabajo ni dinero. En el libro también explica cómo Casaldáliga se fue a vivir en el Mato Grosso, en la Amazonia de Brasil, cuando tenía 40 años, a dedicar la vida a los más pobres, en el Tercer Mundo.