Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) "La canonización de dos papas, Juan XXIII y Juan Pablo II, nos muestra cómo se puede vivir el Evangelio de Jesús y el servicio a la Iglesia desde sensibilidades distintas pero con una radicalidad profunda como lo hicieron ambos". Es la lectura que hace el abad de Josep Maria Soler de la doble canonización de este domingo en Roma.

El abad de Montserrat destaca de ambos "su referencia al Concilio Vaticano II" con Juan XXIII que "lo promulgó y lo inauguró" y con Juan Pablo II que "también lo realizó, con una sensibilidad tal vez diferente, pero en todo caso creyendo que el Concilio Vaticano II era el gran acontecimiento de la Iglesia en el siglo XX".

Y para Soler también es muy relevante como "con acentos también distintos, de ambos destaca la defensa de los derechos de las personas y de los pueblos".

Por otro lado la comunidad benedictina también recuerda que los dos papas fueron peregrinos de Montserrat, Roncalli en 1954 antes de ser papa, y Juan Pablo II durante su extensa visita a España en 1982. Soler explica que "el hecho de que dos peregrinos de Montserrat sean canonizados y el mismo día es un motivo de alegría y un estímulo de vivir con fidelidad nuestro servicio desde Montserrat ".