Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(CR) Este lunes por la mañana ha muerto el obispo Pere Tena, que fue auxiliar de Barcelona entre 1993 y 2004. Sobre todo Tena es el máximo experto en Cataluña de la renovación litúrgica que propició el Vaticano II. Sus conocimientos le llevaron a Roma como consultor del Secretariado para la Unión de los Cristianos, y de 1987 a 1993 como subsecretario de la Congregació para el Culto. Es uno de los catalanes que recientemente ha tenido responsabilidades más destacadas en la Santa Sede.

En Cataluña su principal aportación fue el impulso y la fundación del Centro de Pastoral Litúrgica. Desde su dirección marcó la aplicación del Concilio en las diócesis de Catalunya y en todos los países de habla hispana. La revista Phase, junto con Misa Domical, han sido referentes en el ámbito litúrgico internacional.

La misa exequial se celebrará este martes en la catedral de Barcelona a las 16,30 h., presidida por el cardenal Lluís Martínez Sistach.

Pere Tena Garriga nació en Hospitalet de Llobregat en 1928. Fue ordenado en 1951 en Barcelona y amplió estudios en Roma de 1950 a 1954. Fue miembro de la Unión Sacerdotal de Barcelona y profesor del Seminario Conciliar de Barcelona. En 1958 promovió el Centro de Pastoral Litúrgica y fue director, primero hasta 1973 y luego de 1983 a 1987.

Fue decano y presidente de la Facultad de Teología de Cataluña y delegado de Pastoral Litúrgica hasta que se marchó a Roma en 1987. En 1993 regresó a Barcelona cuando fue nombrado obispo auxiliar. Su jubilación canónica llegó en 2004 coincidiendo con el final del pontificado de Ricard Maria Carles. Durante estos años formó parte del equipo de gobierno junto con los otros cuatro obispos auxiliares de la diocesis: Joan Carrera, Carles SolerJoan-Enric Vives, y Jaume Traserra.  

Era doctor honoris causa por el Pontificio Instituto Litúrgico de San Anselmo, en Roma (2001) y fue presidente de la Comisión Episcopal de Liturgia de la Conferencia Episcopal Española durante cuatro años.

A pesar de su jubilación canónica, mantuvo una amplia actividad hasta el último día. De hecho, él nunca se había considerado emérito y siempre quiso continuar el ejercicio del ministerio episcopal. Estas semanas había impartido varias conferencias sobre los 50 años de la aprobación de la Sacrosanctum Concilium, el texto conciliar dedicado a la liturgia. En estos vídeos se puede ver un resumen de la que pronunció en Montserrat y el acto integro que protagonizó en la Facultad de Teología de Cataluña el pasado 8 de enero.

Foto: Arzobispado de Barcelona .