Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Justícia i Pau) Desde sus convicciones cristianas, Lleonard Ramírez fue un destacado activista antifranquista, militante sindical, promotor de la Acción Católica Obrera (ACO), miembro de Justicia y Paz i defensor los derechos humanos. Murió este sábado en Boadella y les Escaules (Alt Empordà)

Lleonard Ramírez i Viadé nació en Barcelona en 1928. En 1945 se afilió a la Orientación Católica Profesional del Dependiente (OCPD) y dos años más tarde creó la sección de la Jojuventud Obrera Católica (JOC) del barrio de Sants, junto con Miquel Juncadella. Con su mujer Josefina Rofastes fundó también la Acción Católica Obrera (ACO). A mediados de los años cincuenta entró en contacto con la CNT, y formó parte de los Coros de Clavé de Collblanc.

Durante los años sesenta colaboró ​​con los Grupos Cristianos para la Promoción y Defensa de los Derechos Humanos (colectivo que se integró posteriormente a Justicia y Paz), y mantuvo reuniones clandestinas en Montserrat con militantes antifranquistas. También participó en las primeras reuniones de Comisiones Obreras en la parroquia de San Isidro de Hospitalet de Llobregat. Además, es miembro del Grupo de Solidaridad con Presos y Represaliados.

En la década de los sesenta fue miembro fundador de la escuela Proa de la Bordeta y también de la editorial Nova Terra, con el fin de que fuera un instrumento de pedagogía popular. Tanto en Nova Terra como por su vida parroquial en San Isidro compartió varias iniciativas con el obispo Joan Carrera.

En 1970 se encerró en la Catedral de Barcelona en solidaridad con los trabajadores expedientados de la empresa AEG y fue detenido por la policía.

Fue miembro muy activo de Justicia y Paz al menos desde 1972. Promovió en los años 2000 la creación de la comisión de Justicia y Paz de Collblanc (Barcelona). También participó en Cáritas diocesana.

Los últimos años del franquismo fue miembro de la Asamblea de Cataluña, del Consejo Pastoral del Baix Llobregat y el Sindicato Independiente de Técnicos en la clandestinidad, y ayudó a crear el Centro Social de Sants.

En 1991 ayudó a fundar la Asociación de Vecinos El Racó de Les Corts, de la que fue presidente de 1996 a 2005 y donde ha contribuido a aconsegiruir equipamientos como el Centre Cultural Riera Blanca, la biblioteca Miquel Llongueras y el CAP de les Corts.

También ha participado de manera activa en otras plataformas ciudadanas, como la Comisión Pro Parque de Can Rigalt, la Plataforma Ciudadana Opositora al Proyecto Barça 2000 o la Plataforma Diagonal Ponent. En 2005 recibió la Medalla de Honor de Barcelona.