Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri –CR) Aunque no comparta sus convicciones, un profesional sanitario debe conocer cómo afronta un paciente desde sus creencias el final de la vida. Más allá del tratamiento estrictamente médico, sólo así podrá ofrecer una atención integral al enfermo y a su familia. Con este fin la Obra Social "la Caixa" ha editado la guía, "Atención religiosa al final de la vida. Conocimientos útiles sobre creencias y convicciones".

El libro es una guía con la información básica y breve sobre las principales creencias religiosas dirigida al personal sanitario. Los textos se han elaborado con la participación de expertos y miembros de cada confesión y la edición la ha coordinado la Asociación UNESCO para el Diálogo Interreligioso (AUDIR).

"Es un libro trabajado con respeto, y un valioso instrumento para transmitir el respeto a las convicciones de cada uno", explicó el director de la Obra Social "la Caixa", Jaume Lanaspa, en la presentación de la guía que se hizo la semana pasada en el Palau Macaya de Barcelona. J. Lanaspa explicó cómo el proyecto se enmarca en el "Programa de atención integral a personas con enfermedades avanzadas" que desde 2008 ha atendido a más 100.000 personas. A través del Equipos de Atención Psicosocial (EAPS) ha creado una red de profesionales y voluntarios en hospitales y los servicios de atención domiciliaria para afrontar, además del malestar físico, el malestar emocional y espiritual.

El director de la AUDIR, Francesc Torradeflot, explicó como se ha elaborado la guía para incidir "en aquellos aspectos que fueran útiles para el personal sanitario" y de manera que "las confesiones religiosas se sintieran cómodas". Así, el texto presenta los principios básicos, los rituales fundamentales de las diversas convicciones y tradiciones religiosas y una selección de textos y oraciones relacionadas con el confort espiritual y el sentido de la vida y de la muerte. Asimismo, se facilitan algunas nociones sobre la organización de cada confesión para facilitar el contacto con sus agentes o los responsables de la atención espiritual.

El texto incluye estas referencias de las grandes religiones presentes en nuestro país con sus diversas denominaciones, de las minorías religiosas y también la orientación para las convicciones no religiosas como el ateísmo. Son 14 en total.

En el acto también intervinieron el sacerdote Xavier Sobrevia y el oncólogo Xavier Gómez-Baptiste, colaboradores del "Programa de atención integral a personas con enfermedades avanzadas". Sobrevia destacó como "la atención espiritual está contemplada por la Organización Mundial de la Salud y se debe tener en cuenta para una atención integral al paciente para que pueda morir en paz", y Gómez-Baptiste remarcó la dimensión práctica de la guía y cómo "la atención religiosa es un valor añadido al programa de la Obra Social".

Cerrar el círculo

La parte central del acto fue una conferencia del filósofo Francesc Torralba, que elogió "el vacío que llena el libro en la práctica sanitaria". Torralba situó la importancia de la atención espiritual en el momento de la muerte, "momento en el que se produce una alteración de la vida espiritual", bien sea entrando en crisis las propias convicciones o afianzando las mismas.

Situó la necesidad de consuelo como única salida cuando los medios médicos se agotan: "esperar que la ciencia o la técnica sean fuente de cónsuelo es utópico". Y, cuando este proceso se puede vivir de forma lúcida, aun es más necesario que "todos los que rodean al enfermo trabajen por la tranquilidad de su alma". En este aspecto, "el acompañamiento es definitivo", al igual que todo aquello que ayude al paciente a reconocer todo lo que ha sido positivo de su vida y que le "permita morir habiendo cerrado el círculo".

Por ello, al cerrar el acto, Jaime Lanaspa se atrevió a pedir a los asistentes que "si alguien cree que otra persona ha hecho algo valioso, que no espere al final de la vida para decirselo".