Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Catalanes en Roma en Sede vacante (IV)

El claretiano catalán Matías Augé es uno de los liturgistas más reconocidos en Italia y tiene una amplísima obra publicada. Hace más de 50 años que vive en Roma y, ahora ya profesor emérito, continua estando muy solicitado en conferencias y congresos. Actualmente es consultor de la Congregación para el Culto.

En esta entrevista pide al nuevo papa un replanteamiento de la liberalización del misal preconciliar. Tiene una gran respeto por Joseph Ratzinger, con quien ha hablado muchas veces de estos temas, pero cree que recuperar la liturgia anterior al Concilio Vaticano II ha sido un error: "supone a la larga el peligro de crear dos iglesias".

En su activo blog sobre liturgia ha visto como "discuten de manera feroz" y como "ha creado una reacción extremista". Los tradicionalistas "han hecho de ello una bandera", "dicen que la nueva liturgia no tiene sustancia ", y "se utiliza contra el Vaticano II". Tampoco ha solucionado los excesos de quienes celebran la liturgia postconciliar "sin tener en cuenta que es un signo sagrado".

Habla de Benedicto XVI con afecto y reconoce en la renuncia un gesto de modernidad dentro de la Iglesia. Pero cree que transmite una visión demasiado pesimista de la situación eclesial: "El papa aunque lo vea negro, debe decir casi blanco".