Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) Es doctora en semíticas y en los años 60 dejó una brillante carrera académica en la Universidad de Barcelona para vivir al lado de los inmigrantes musulmanes. Con dos religiosas más por la mañana íban a limpiar en una fábrica y el resto de día lo compartían con las familias inmigradas. Es un tema sin futuro, le decían. Así, durante más de cuarenta años esta religiosa Franciscana Misionera de María ha sido el referente en el diálogo con el Islam y en la atención a las comunidades musulmanas de Cataluña.

La fortaleza que ha tenido en este trabajo, Teresa Losada ahora la demuestra también ante un cáncer avanzado: "Se acabó, pero esperando a Dios que te vendrá a acoger. Si te llega una cosa de estas te ayudará a dar un gran salto, porque es Dios". Así, habla de la muerte sin miedo, dice que "Dios no puede abandonar a nadie" y que "es importante acostumbrarse a asumir que el ciclo vital se puede acabar en cualquier momento".

Lo explica en esta entrevista grabada en Centro Bayt Al-Thaqafa (Casa de la Cultura) que fundó en 1974 y que tiene sede en Barcelona y Sant Vicenç dels Horts. Actualmente es una fundación formada por las Hermanas Franciscanas Misioneras de María y la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios. Pasan más 4.000 personas al año de casi 30 nacionalidades diferentes. Para recibir ayuda pero también para abrir nuevas relaciones y experiencias de diálogo: "Cuanto más profundizas en otras religiones más llegas al fondo de la tuya".

Teresa Losada (Lugo, 1943) fue consultora del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso de la Santa Sede y en 2002 recibió la Creu de Sant Jordi. Este lunes le hacen un homenaje a las 7 de la tarde en el Palau Centelles de Barcelona dentro del acto institucional del día del migrante.