Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(OHSJD) La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios Provincia de Aragón – San Rafael trasladó a finales de año el albergue de la calle Cardenal Casañas, el más antiguo de Barcelona, a las nuevas instalaciones de la calle Creu de Molers 21, en el barrio de Poble Sec. El nuevo albergue para personas sin hogar de Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona ofrece 47 plazas para hombres y 5 para mujeres y mejora la calidad de vida y los servicios a los usuarios.

El alcalde de Barcelona, Xavier Trias, lo visitó este sábado para conocer las nuevas instalaciones y mostrar su apoyo al servicio recién estrenado. Las instalaciones, que durante 32 años prestaron servicio en el barrio Gótico de la ciudad condal, se trasladaron el pasado 19 de diciembre a la calle Creu de Molers 21, en Poble Sec. El alcalde conoció de cerca el nuevo alojamiento asistencial, que ha permitido a los usuarios ganar en privacidad y comodidad.

El nuevo centro substituye las viejas habitaciones compartidas del albergue de Cardenal Casañas en habitaciones individuales, con iluminación natural y con apertura y cierre a través de tarjeta electrónica. “Es un espacio donde los usuarios pueden tener su privacidad y la máxima autonomía que se puede tener dentro de un centro de estas características”, explica Joan Uribe, director de Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona. Una de las novedades de las recién estrenadas instalaciones, que ganan 500 metros cuadrados respeto al histórico albergue de las Ramblas, es la posibilidad de los usuarios a acceder a su consigna con tarjeta magnética cuando lo deseen, un hecho poco habitual en centros para personas sin techo.

El 87% de las personas sin hogar registradas en Barcelona ciudad son hombres y el 13% mujeres. Ante esta realidad, la dirección del albergue decidió incorporar cinco plazas femeninas y mantener 47 masculinas. El perfil de usuarios son personas de 18 a 64 años derivadas de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Barcelona que se encuentran en una situación no cronificada de pobreza y/o marginación y que presentan posibilidades de conseguir una reinserción social y laboral. El año pasado la estancia media era de 70 días. Cuando un usuario entra en el servicio se le asigna un trabajador social de referencia con quien consensua un plan de trabajo para facilitar su reinserción. En algunos casos, después de vivir un tiempo en el albergue, el usuario puede pasar a los pisos de inclusión social, donde también recibe diariamente apoyo profesional del centro.

Sant Joan de Déu Serveis Socials Barcelona, que nace bajo el paraguas de la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, cuenta con un equipo de 24 personas, entre trabajadores sociales, integradores, educadores sociales y personal de administración y acción. A parte de dirigir el recurso asistencial también atiende a pisos para la inclusión, ofrece apoyo en la búsqueda de trabajo, gestiona PIRMIS e investiga de forma continuada en el ámbito de la exclusión social. A lo largo de su historia han pasado por el albergue más de 25.000 personas.