Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Càritas Barcelona) “Las personas se han roto”. Pilar Taché, responsable de Acción Social en la diócesis de Terrassa, subraya la intensidad del desgaste emocional que las personas atendidas por la institución sufren a consecuencia de la crisis: “Cuando recurren a nosotros, llegan destrozadas porque sienten que han perdido sus capacidades y que ya no pueden cumplir sus expectativas vitales”. Es la dimensión humana de la actual crisis económica que sufrimos y a la cual Cáritas Diocesana de Barcelona (CDB) ha vuelto a poner cifras en la rueda de prensa de este miércoles para presentar el balance de la acción social de 2011 y el avance de los datos de 2012.

El cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, que preside la institución, también ha querido poner énfasis en la vertiente humana de esta realidad social y ha remarcado que el actual contexto económico es consecuencia de una “crisis antropológica y de valores”. Martínez Sistach ha afirmado que “la dignidad de las personas es lo primero” y ha añadido que Cáritas trabaja desde esta premisa incidiendo en cuatro ejes: los valores, el empleabilidad, los niños de familias empobrecidas y la vivienda. El cardenal ha defendido que “ya no basta con procurar que las cosas se hagan de manera legal, hay que reivindicar que éstas también cumplan criterios morales, éticos y de justicia social”.

Jordi Roglá, director de CDB, ha querido aprovechar la rueda de prensa para alertar de que el colchón social (el entorno de la familia y amigos) que hasta ahora amortiguaba el golpe de las personas que se quedaban sin trabajo se está empezando a consumir.

Los datos presentados hoy siguen constatando que la pobreza se intensifica y se hace más intensa: “La persona pierde el trabajo, la prestación se agota, la familia no la puede ayudar, recurre a Cáritas, somatiza enfermedades, aparecen conflictos en la familia a consecuencia de la tensión y de las presiones y los niños acaban percibiendo este mal ambiente”. Conxa Marquès, responsable de Acción Social en la diócesis de Sant Feliu, ha hecho este retrato del empobrecimiento que viven las familias.

Personas atendidas por Cáritas

Cáritas atendió un total de 253.591 personas en las diócesis de Barcelona, Sant Feliu y Terrassa durante el 2011. Éstas recorrieron o bien a las Cáritas parroquiales (195.723 personas) repartidas en estos territorios o bien a Cáritas Diocesana de Barcelona (un total de 57.868; porcentaje un 2% mayor en relación al 2010). La mayor parte de estas personas ya habían pedido ayuda a Cáritas en anteriores ocasiones (un 70%, porcentaje que llega al 80% en el periodo enero-mayo de 2012).

En 2011 y en comparación al año anterior, Cáritas Diocesana de Barcelona destinó un 30% más de ayudas para cubrir las necesidades básicas de las familias. La mayor parte de estos recursos (un 65%) cubrieron gastos familiares relacionados con la vivienda, tendencia que se mantiene este 2012.

En estos primeros 5 meses del año y en relación al mismo periodo del 2011, Cáritas ya ha tenido que incrementar en un 50% las ayudas económicas para cubrir las necesidades básicas de las familias. En total se han destinado 1,5 millones de euros.
Cada vez más, Cáritas es la única salida para muchas personas que ya no disponen de ningún ingreso y que tienen que recorrer a la institución para cubrir la totalidad de sus necesidades básicas.

Los niños, los más afectados por el empobrecimiento de las familias

Cáritas está poniendo el acento en la infancia. Según datos del 2011, un 49% de las familias que recurren a nuestra institución tienen hijos. Por otro lado, el 35% del total de las personas atendidas fueron menores de edad, porcentaje un 10% superior en relación al inicio de la crisis. Estos datos evidencian que no se están invirtiendo suficientes recursos en la etapa más decisiva de la vida de las personas. La situación de vulnerabilidad a la que están expuestos los más pequeños se hace más evidente si tenemos en cuenta la realidad social de la vivienda. El 74% de las personas atendidas desde septiembre por el Servicio de Mediación en Vivienda de CDB eran familias con hijos.

Cáritas pondrá en marcha un proyecto piloto para prevenir la pobreza infantil que se presentará en rueda de prensa este mes de julio.

El perfil

-Lugar de nacimiento

Según datos del 2011, un 41% de las personas que se dirigieron a CDB habían nacido en España (en el caso de las que pidieron ayuda por primera vez este porcentaje es del 45%). En estos primeros 5 meses del 2012, se sigue constatando que crece este colectivo de personas (representan el 42% del total).

-Situación laboral y económica

Muchas de las personas que se atendieron (un 78%) en 2011 no tienen trabajo. Por otro lado, los datos ponen de manifiesto que sigue creciendo la brecha entre las personas que trabajan y las que están en el paro.

Actualmente, de las personas que se atiende sólo trabajan con contrato un 11%.
Están creciendo las familias donde nadie trabaja y donde no hay ingresos ni ahorros. Esta situación está acentuando la exclusión social y la pobreza severa. Por este motivo se puede afirmar que la sociedad ya ha quedado fragmentada. Esta realidad se concreta en los siguientes datos referentes al periodo enero-mayo de 2012:

-El 29% de los hogares atendidos no tienen ingresos.

-El 9% disponen de menos de 400 euros mensuales.

-El 25% disponen de entre 401 y 600 euros mensuales.

-El 14% disponen de entre 601 y 800 euros mensuales.

-El 23% supera los 800 euros.

En respuesta a esta realidad, se pondrá en marcha el proyecto Cáritas por la Ocupación para acompañar a las personas en su proceso de búsqueda de trabajo. Este proyecto incidirá, especialmente, en la empleabilidad para que las personas tengan herramientas y adquieran habilidades para tener más posibilidades en el mercado laboral.

Servicio de Mediación en la Vivienda

El SMH de Cáritas ha atendido 645 hogares (2.253 personas) desde que se puso en marcha, el pasado mes de septiembre. El 51% han sido familias afectadas por problemas de hipoteca y el 49%, de alquiler. En estos meses, el 42% de estas personas han visto resuelta de forma óptima su situación.

En el 64% de las situaciones resueltas la familia ha podido mantener su vivienda (pagando la deuda o renegociando las condiciones de la hipoteca o del alquiler). En el resto, se ha buscado una nueva vivienda. La tarea de mediación ha hecho que la mitad de las situaciones se hayan podido resolver sin necesidad de ayuda económica por parte de Cáritas. 

Se puede consultar la memoria anual aquí.