Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(D. Casals-R.Bassas / CR) Los partidos políticos catalanes ponen de manifiesto en sus programas para las elecciones autonómicas del 25 de noviembre que los asuntos religiosos tienen poco protagonismo o incluso, como en el caso del PP y C 's, no se hace referencia a ello.

CiU pide potenciar el diálogo interreligioso, el PSC quiere laicidad pero destaca que la católica es la tradición "ampliamente mayoritaria", ICV-EUiA hace bandera del laicismo y los republicanos hacen una propuesta curiosa: garantizar que en los lugares de culto también se pueda acceder gratuitamente a Internet.
 
CiU: "Laicidad positiva"
 
CiU asegura que defienden "el principio de la laicidad positiva "y que las políticas en materia religiosa deben plantearse a partir de un" diálogo fluido y continuado con las confesiones, para facilitar la integración de la diversidad religiosa ".
 
Aseguran que es necesario tener en cuenta "que el hecho religioso afecta a muchos ámbitos de la vida de las personas como la salud, la educación, el urbanismo o la justicia, entre otros, y defienden "espacios de encuentro" en torno a los "valores comunes" en todas las tradiciones.
 
Se comprometen a fomentar el diálogo interreligioso, ensalzando en su programa al GTER (Grupo de Trabajo Estable entre las Religiones), y destacando que en Catalunya también hay "Redes laicas de diálogo interreligioso ", cuyo papel es "imprescindible para asegurar la convivencia y la tolerancia".
 
Dicen que se debe fomentar la integración desde las propias comunidades religiosas y luchar "contra aquellas prácticas que bajo el paraguas de la libertad religiosa
atentan contra los derechos de las personas, y especialmente de las mujeres ". Dicen que fomentarán un "diálogo permanente" con las confesiones, reconocerán cada una de ellas como interlocutores "significativos" y que velarán para que se use "la lengua catalana en todas las manifestaciones de carácter religioso, así como en las publicaciones".
 
PSC:"Laicismo"
 
El PSC destina un apartado de su programa electoral a describir la "sociedad laica" que proponen, y destacan que es necesario "iniciar un debate social en torno a la idea de laicidad de la esfera pública" con el objetivo de "fortalecer la convivencia, no la simple coexistencia, en la diversidad".
 
"No se trata, dejémoslo claro, de iniciar ningún debate relativo a la negación de la religión, que forma sin discusión parte de los derechos esenciales de las personas y que merece especial protección", indican desde el PSC, y quieren que "se vertebre una sociedad en la que las ideas de progreso y la emancipación de la persona no deriven de ningún credo, sino de la creación de un espacio público común a todos ".
 
"El laicismo forma parte del intento de encontrar un marco de convivencia y referencia para la mayoría de seres humanos, que esté basado en la argumentación racional y en la aceptación de la necesidad que tiene la persona de autogobernarse la propia vida, también a través de la religión si lo desea", describen. Y añaden que es mediante la laicidad que pueden defenderse valores como "el antidogmatismo, la tolerancia, el pluralismo, la diferencia, la racionalidad o los derechos humanos".
 
El programa socialista recalca que quieren mantener un "diálogo constante" con "todas" las confesiones religiosas,"asumiendo que la católica es muy ampliamente mayoritaria y que es inseparable de la cultura y la historia del país", teniendo presente que hay ciudadanos que viven la espiritualidad "desde una cierta distancia con las jerarquías confesionales, y que muchas otros son ajenos al hecho religioso ".
 
ICV-EUiA: Pacto Nacional
 
ICV-EUiA es el partido que destaca más el discurso laicista que es uno de los ejes de su programa electoral: quieren un "plan nacional" en la materia, ya que es "indispensable para una convivencia" basada en el "respeto democrático para todas y cada una de las opciones filosóficas de creencia y de razón ".
 
También se comprometen a exigir "la denuncia de los acuerdos entre el Estado español y el Vaticano" referentes al ámbito educativo, ya que "son contrarios a los principios de un Estado
aconfesional ". Por ello, creen que la religión "debería impartirse fuera del horario escolar y, desde luego, siempre con carácter voluntario ".
 
Para los ecosocialistas, la laicidad no es sólo un "principio irrenunciable", sino una "urgencia", fruto de los cambios sociales. Lamentan la "involución" que hay, como lo ponen de manifiesto las visitas papales, la instauración de celebraciones litúrgicas por parte del Gobierno como el Día de las Escuadras y las "declaraciones de la Conferencia Episcopal no sólo en terrenos morales, sino también en cuestiones como la unidad de España". Creen que las creencias religiosas no deben condicionar la legislación ni la acción de los Gobiernos y defienden "una nueva ley de pensamiento y conciencia".
 
Ante el "nacional catolicismo" imperante, ICV-EUiA propone una revisión en profundidad del papel de la Iglesia Católica para acabar con sus "privilegios económicos", en un momento donde "la situación económica grave incide y castiga
los más débiles y aumenta la pobreza de una gran parte de la población ". En este contexto, "la Iglesia renuncia a la lucha por la justicia social y opta por incrementar la caridad ".
 
ERC: República "inclusiva"
 
En el programa de ERC no sale específicamente nada sobre asuntos religiosos, aunque señalan que en el eventual estado independiente catalán que proponen, cuentan con las organizaciones religiosas.
 
Piden que el Gobierno trabaje para "posibilitar un plan general de acceso público gratuito a Internet en todos los espacios de titularidad pública en Cataluña", que "incluso se podría hacer extensible a las diversas organizaciones religiosas".
 
Dicen que Cataluña debe ser una república "inclusiva", que "deberá ser laica, y garantizando la libertad religiosa y de conciencia ".
 
SI: Breve mención
 
SI destaca en el apartado de su programa 'Paremos el racismo' que hay que "detener los falsos rumores y constatar que no se puede criminalizar a nadie por razón de origen ni religión". Defienden en educación  el "promover modelos educativos racionales y científicos, laicos, catalanes y de calidad,
que garanticen la cohesión social y la igualdad de sexos ".