Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Como si Don Bosco hubiera subido a Montserrat. El cardenal Tarcisio Bertone ha hecho valer su espíritu salesiano y espontaneidad pastoral en la Vigilia de Santa María que se ha celebrado este lunes por la noche en Montserrat. Al final de la homilía ha querido demostrar que él también conoce el Virolai, lo ha entonado y ha invitado a todos los asistentes a acompañarlo.

En una homilía mariana y llena de elogios a la comunidad benedictina de Montserrat, el secretario de Estado del Vaticano ha escenificado su devoción a la Moreneta en las palabras finales: "Que la mirada bondadosa de la Virgen llegue a todos los hijos e hijas de Dios de Cataluña y de toda España y de todos los lugares donde es invocada con el nombre de Montserrat, a quien tan bellamente cantó el sacerdote y poeta Jacint Verdaguer". Dicho esto, ha hecho una pausa y ha añadido "... y que yo mismo canto" para iniciar el estribillo del Virolai e invitar con las manos a los fieles a acompañarlo. Tras las primeras notas, el nuevo órgano también ha respondido a la invitación y se ha añadido al canto. El gesto fue recibido con un largo aplauso, el mismo con el que los fieles que llenaban el templo le han despedido al final de la Misa después de una vigilia de dos horas en la víspera de la festividad de la Virgen de Montserrat.

El secretario de Estado de Benedicto XVI ha escrito así una página más de la historia de la Vigilia de Santa María, un tradición que se remonta al año 1947 cuando se celebraron las fiestas de la entronización de la Madre de Dios. Ese año fueron muchos los peregrinos y devotos que en grupo, en familia o individualmente subieron a la basílica de Montserrat la noche del día 26 para venerar a la Moreneta antes de ser colocada definitivamente en su nuevo trono. Los peregrinos y devotos eran recibidos por el padre Adalbert Franquesa, que en aquel momento era el Sacristán Mayor. Al día siguiente, día 27, tuvo lugar la solemne celebración de ​​la Eucaristía en las plazas, en la que los catalanes hicieron ofrenda a la Virgen de un nuevo trono. La organización de las llamadas "fiestas de la entronización" corrió a cargo de la comunidad monástica y de la Comisión Abat Oliba. Desde ese momento, la Vigilia de Santa María se ha celebrado ininterrumpidamente.

Este martes la festividad de la Virgen de Montserrat se celebra en la misa conventual de las 11 de la mañana presidida por el cardenal arzobispo de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach. La Eucaristía será retransmitida en directo por Radio Estel y Radio Principat y a través de la web de Montserrat. Terminada la celebración se realizará el tradicional baile de sardanas en la Plaza de Santa María, con la Cobla Triomfal de Igualada. Como cada 27 de abril, el Museo de Montserrat celebra una jornada de puertas abiertas con entrada gratuita para todos.