Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Mié, 21/08/2013 - 07:49

-Vacaciones singulares VI-

(Ramon Bassas/CR) Las vacaciones singulares de Florenci Verbon es que no hará lo que querría hacer, porque "necesitaría mucho tiempo y mucha libertad, pero yo soy empresario y, por tanto, bastante esclavo de mi trabajo, a parte de padre de familia. De momento no podrá ser" se lamenta este director general de una empresa de juegos ubicada en Sant Quirze del Vallès. Se pasará todas las vacaciones pensando en la hazaña que culminó el año pasado, acabar el Camino de Santiago. "Lo completé el año pasado. Lo he hecho entero, en etapas de una semana una o dos veces al año hasta llegar a Santiago". Así que le pedimos que nos cuente cómo lo hizo pero, sobre todo, por qué lo hizo.

¿Por qué hace la gente el Camino de Santiago?

"Después de haberlo completado y de haber conocido a mucha gente, he podido enumerar las motivaciones principales: desconectar, reto físico/deportivo, conocer gente, superación personal, motivos culturales, motivos espirituales, motivos religiosos, huir de la realidad que no les gusta, porque otros conocidos lo han hecho... La lista no es exhaustiva, pero seguramente bastante completa", afirma.

En todo caso, hay que diferenciar entre los que deciden salir de casa un día para hacer el trayecto entero (desde Roncesvalles hasta Santiago, sobre todo), y los que sólo hacen unas etapas para tener una idea "por aquello de llegar a Santiago y obtener la compostela", el documento oficial. "Hacer el camino entero, de un tirón, supone pasarse aproximadamente 30 días caminando una media de 25 km. diarios hasta completar los casi 800 km. que separan Santiago de Roncesvalles", explica Florenci, "y, entendámonos, una cosa es caminar un día y al día siguiente ir a trabajar y explicarlo a los compañeros, y la otra es hacerlo un día sí y el otro también. Tanto a nivel físico como emocional, no tiene nada que ver una cosa con la otra".

Como pensábamos, no se trata exactamente de un paseo. "A nivel físico, el esfuerzo es continuo y el cansancio acumulativo, sin contar las lesiones como tendinitis o heridas en los pies de diversa consideración. He visto a gente muy perjudicada que, sin embargo, se levantaban cada mañana y seguían el camino aunque lo más recomendable hubiera sido que hicieran reposo".

La complicidad de los peregrinos

Y entonces, ¿por qué esta manía de seguir adelante?, le preguntamos. "Los peregrinos adquieren pronto una complicidad muy marcada entre ellos. Todos han dejado su mundo habitual atrás y, por unos días o unas semanas, se dedican a hacer exactamente lo mismo. Conviven de manera bastante íntima, se ven durante todo el día, comparten dormitorios en los albergues, lavan la ropa juntos, comen juntos, caminan juntos durante horas 5 ó 6 horas diarias... Esto pone a mucha gente cerca o más allá de sus límites, entonces la complicidad, la solidaridad, el "somos todos iguales" aparece con fuerza. Las diferencias sociales, culturales, económicas... desaparecen. Nadie habla mucho de su vida privada o profesional; al final, como hemos dicho, hay mucha desconexión en esto de hacer el Camino."

"A medida que pasan los días, cada persona se va desvelando a los demás, con su carácter, sus cualidades, sus defectos... Aparecen afinidades y divergencias, y se van formando otros grupos más o menos numerosos", dice. ¿Muy numerosos?, le preguntamos. "En mi experiencia, he visto que lo más habitual son los grupos de más o menos una docena de personas aunque, en verano, se llega a juntar mucha más gente".

Se habla también mucho de la soledad o de los vínculos emocionales en experiencias como en el Camino. "Para quien no tenga casi nada a esperar o que le espere en casa, que esté deprimido o desencantado de la vida", nos responde Florenci, "hacer el Camino entero puede ser muy potente y traer consecuencias. De hecho, conozco parejas que se han formado en el Camino y, aunque no tengo constancia, no me extrañaría que otros hayan decidido que la pareja que tienen no les conviene".

El lugar de la espiritualidad

"Una explicación a todo ello", resume, "es que tantos días de convivencia continuada, sin casi interrupción, superan a menudo lo que las relaciones de familia, amistad, pareja, etc. suelen permitir en condiciones normales. La otra, y esto es muy importante, es que a pesar de compartir todas las horas del día, hay muchos momentos de introspección. También se camina solo y hay mucho tiempo para pensar. Hoy en día vivimos deprisa, somos urbanos y estamos conectados, no tenemos mucho tiempo para la reflexión. En el Camino, en cambio, a 5 km/h, la respiración acompasada a un buen ritmo de marcha se convierte en una especie de mantra que invita a pensar, a hacerse preguntas y, quizás propósitos. Como no estamos acostumbrados, es como una sobredosis de reflexión que, de manera generalizada, supone, creo yo, esta espiritualidad de la que se habla en referencia a esta actividad", aventura.

Y ¿cómo se vive esta espiritualidad? "Hay gente que la canaliza hacia aspectos religiosos, pero creo que no es lo que hace la mayoría. He visto a muchos pasar de largo de iglesias y monasterios sin fijarse ni en los valores arquitectónicos, artísticos o históricos. En cambio, mucha gente habitualmente poco practicante, asiste a una misa diaria dado que desde el primer día en Roncesvalles, la tarde antes de empezar, hasta la Catedral de Santiago, prácticamente en todos los finales de etapa hay un oficio por los peregrinos".

Florenci acaba lamentándose de que este año no lo podrá repetir. "En realidad, una vez finalizado todo el recorrido, me hace falta ver cómo afronto la cuestión. Me queda hacer un tramo tipo bonus track, que consiste en llegar hasta Finisterre desde Santiago pero, como te digo, este año no puedo. Lo que realmente me gustaría, pero no sé cuándo podrá ser, es volverlo a hacer, pero esta vez de un tirón, o bien empezarlo mucho antes, en Le Puy en Velay, en el suroeste de Lyon". ¿Ya lo deseaba el poeta, no, que el Camino fuera largo?

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.