Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Ya quedan pocas ventanas para abrir en los calendarios de Adviento que cuelgan en las casas de tantos niños. Los belenes están montados, los árboles decorados, las calles iluminadas como no lo suelen estar durante el resto del año. Ante el belén, con las velas encendidas y las luces de Navidad puestas, entonamos canciones de Navidad. Hace frío fuera, pero dentro hay más calor que nunca. En casa hemos hecho muchas versiones del belén, con muchos materiales. Es una época única, expectante, creativa. La maravilla de un Dios que nace en un establo no deja a nadie indiferente. Los niños bien lo saben, bien lo viven. ¡Qué bien tenerlos cerca! ¡Feliz Navidad!