Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Abadía de Montserrat) Este sábado por la tarde ha tenido lugar en la Basílica de Santa María la ordenación de dos nuevos sacerdotes y dos nuevos diáconos, todos ellos miembros de la comunidad benedictina de Montserrat. Los candidatos, Anselm Parés y Sergi d'Assís Gelpí, para presbíteros y Efrem de Montellà y Bernat Juliol, para diáconos, han sido presentados por el padre abad Josep M. Soler, que es quien los ha elegido para este ministerio de acuerdo con su Consejo, a Sebastià Taltavull, obispo auxiliar de Barcelona, ​​que ha presidido la ceremonia y los ha ordenado.

La administración del sacramento, que ha tenido lugar dentro de la celebración de la misa, ha encontrado su punto culminante en la imposición de las manos y la oración de ordenación; previamente, ha habido la presentación y la elección de los candidatos y su interrogatorio por parte del obispo. Posteriormente, los nuevos diáconos y los nuevos sacerdotes han recibido los signos propios de su ministerio: la dalmática y el evangeliario para los diáconos, y la casulla, el cáliz y la patena, a los sacerdotes, a los que también se les ha ungido las manos con el crisma.

El obispo Sebastià Taltavull ha recordado durante la homilía que "estos hermanos nuestros, por el don del sacramento del orden sacerdotal y diaconal, entran en esta corriente de gracia y de vida de una forma muy peculiar. Por ello, pediremos que Dios haga renacer en su corazón el Espíritu Santo. ¡Con el Espíritu todo, sin él, nada! A partir de aquí, entiendo que Jesús quiere que este sea nuestro ambiente de hoy y de siempre, que nuestro encuentro con él y entre nosotros nos haga felices y nos abra el corazón para comunicarnos con afecto, que seamos gente de buen trato y ayudemos a reparar esta Iglesia que ha de ser sal, luz y fermento en medio de nuestro mundo. Este encuentro sacramental de hoy con Jesús, no dudéis que abre un nuevo horizonte en la vida de quienes son ordenados, y también en la nuestra, que hoy los acompañamos en este momento tan importante".

"Esta misión que hoy se os confía -ha dicho Taltavull dirigiéndose a los nuevos ordenados- deberá traducirse en caridad pastoral, que es aquella forma de estimar y de servir propia de Jesús, el Buen Pastor, que le identifica y nos identifica, y que cada día tendrá que contar con vuestra entrega incondicional y total disponibilidad por causa del Reino. Este deberá ser un estilo inconfundible que será realidad cuando recibáis el don del Espíritu Santo en vosotros por el sacramento del presbiterado y del diaconado". "Podréis consolar a los que lloran, podréis vestir de alegría a los que están tristes, podréis esparcir perfumes de fiesta y entonar cantos de triunfo si sentís -con convicción de fe- que el Espíritu reposa sobre vosotros y que la unción con que sois consagrados os da esa identidad que os marca para siempre y, como dice la Regla de San Benito, os hace avanzar más y más hacia Dios, ayudados siempre con la ayuda maternal de María, la Madre de Jesús, a quien sentimos tan cercana y familiar en este santuario de Montserrat", ha añadido.

Los nuevos sacerdotes y los nuevos diáconos

Anselm Parés Domènech nació en Barcelona el 28 de julio de 1942. La profesión solemne la hizo el 1 de noviembre de 2000 y fue ordenado diácono el 8 de diciembre de 2006. Actualmente trabaja en la sección de contabilidad del Monasterio.

Sergi d'Assís Gelpí Abradó nació en Malgrat de Mar el 25 de agosto de 1975. Es licenciado en Filología Catalana. Hizo la profesión solemne el 15 de mayo de 2005 y fue ordenado diácono el 23 de junio de 2011. Actualmente es el prefecto de la Escolanía.

Efrén de Montellà Llauradó nació en Barcelona el 27 de marzo de 1970. Es profesor superior de solfeo. La profesión solemne la hizo el 31 de enero de 2010. Actualmente es el director de la escuela y de la residencia de la Escolanía.

Bernat Juliol Galí nació en Girona el 31 de octubre de 1978. Es licenciado en Derecho y profesó solemnemente el 12 de junio de 2011. Actualmente es el secretario abacial.