Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Centre de Pastoral Litúrgica) Este lunes el obispo emérito Pere Tena ha bendecido los nuevos locales que desde este verano ocupa el Centro de Pastoral Litúrgica en el primer piso de la calle Nápoles 346, de Barcelona, ​​en un espacio propiedad de los claretianos de Cataluña.

El traslado, desde la histórica sede de la calle Rivadeneyra, obedece al cierre de la Casa de la Iglesia de Barcelona, ​​que ha llevado a reubicar dentro de la ciudad todos los servicios diocesanos y interdiocesanos que tenían cabida.

El obispo Tena, uno de los fundadores del CPL y su primer presidente, tuvo un emotivo recuerdo para los miembros ya fallecidos del centro, recordó sus precarios inicios y puso el acento en el hecho de que son las personas más que los edificios los que hacen fecunda tarea, con la ayuda de Dios.

Jaume Fontbona, presidente de la asociación, cerró el acto expresando su agradecimiento a los claretianos por las facilidades de la acogida e invitó a los asistentes a visitar las nuevas instalaciones y a brindar con cava por el futuro del CPL.