Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jordi Llisterri - CR) El arzobispo de Barcelona, ​​Lluís Martínez Sistach, no ha querido hacer ningún pronunciamiento nuevo con motivo de la Diada. En la misa que cada año preside el 11 de septiembre en Santa María del Mar en recuerdo de los patriotas catalanes, ha reiterado el compromiso en la defensa de los rasgos nacionales de Cataluña y del servicio que pueden hacer los cristianos aportando valores y actitudes como el perdón, la caridad o la acogida a los recién llegados.

En la homilía ha insistido en el papel relevante del cristianismo en la creación de Cataluña y la aportación que debe hacer actualmente: "Las raíces cristianas de Cataluña nos dan la savia para vivir intensamente nuestra vida cristiana en el seno de la sociedad y de la Iglesia. De la Palabra de Dios sacamos luz y fuerza para sentirnos catalanes y cristianos, para amar y defender nuestro país y todos sus rasgos nacionales, para amar y defender la Iglesia, para trabajar en la defensa de nuestra cultura y de nuestra lengua, para participar activamente en la tarea de la Iglesia".

Para el cardenal Martínez Sistach, esta aportación siempre debe basarse en el mensaje evangélico del que ha remarcado "la respuesta de perdón de Jesús ante las ofensas, una réplica a la ley de la venganza". "Hay que perdonar de corazón" ha insistido, "sólo así podemos hacer una comunidad humana, también en nuestro país que es Cataluña", un principio que ha aplicado a la familia, la caridad o la acogida de los inmigrantes. Como otros años en Santa María del Mar, ha reiterado que este es el mensaje que dejó Benedicto XVI en su visita a Barcelona, ​​un exigente compromiso con los cristianos que "inciden en la identidad de Cataluña".

En la celebración presidida por el cardenal ha estado acompañado por el obispo emérito Joan Godayol y por una decena de sacerdotes, entre ellos el rector de Santa María del Mar y de la Sagrada Familia. Algunos templos del centro de Barcelona han repicado las campanas a las 10 de la mañana al inicio de la misa que ha reunido medio millar de personas.

Al final de la celebración Sistach ha animado a la Lliga Espiritual de la Virgen de Montserrat -"institución impregnada de sentimiento católico y patriótico"- a mantener esta convocatoria anual, "un acto importante de la Diada".

Por otra parte, en Barcelona, algunas parroquias han colgado banderas catalanas. También la Basílica de la Sagrada Familia por donde pasará la Vía Catalana.