Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

La Plataforma de entidades cristianas con los inmigrantes, que reúne una veintena de organizaciones que trabajan en torno al hecho migratorio, ha elaborado un manifiesto con motivo de la situación de cerca de 300 inmigrantes que malviven en condiciones infrahumanas en naves industriales o en otros locales ocupados de Barcelona. Ya sea por motivos económicos o porque no tienen permiso de residencia, estas personas no han podido acceder a una vivienda digna y se han visto obligadas a esta situación. Una sentencia de un juzgado de Barcelona dictada recientemente ha decidido el desalojo de uno de estos asentamientos, en la calle Puigcerdà.

Por otra parte, la misma Plataforma ha querido expresar, mediante una nota de prensa, su satisfacción ante la resolución judicial del pasado día 28 de junio que autoriza la entrada de ONGs en el Centro de Internamiento de Extranjeros de Barcelona para la atención social de las personas internadas . La denuncia fue presentada, con otras entidades,por  Migra Studium, miembro de la Plataforma de entidades cristianas con los inmigrantes.

Nota sobre la problemática de los asentamientos de inmigrantes en naves industriales y otros espacios en Barcelona

En Barcelona cerca de 300 inmigrantes malviven en condiciones infrahumanas en naves industriales o en otros locales ocupados. Ya sea por motivos económicos o porque no tienen permiso de residencia, estas personas no han podido acceder a una vivienda digna y se han visto obligadas a esta situación. Una sentencia de un juzgado de Barcelona dictada recientemente ha decidido el desalojo de uno de estos asentamientos, en la calle Puigcerdà.

Desde la Plataforma de entidades cristianas con los inmigrantes consideramos que estos asentamientos son una realidad especialmente dolorosa y contraria a los derechos humanos y que pone al descubierto el fracaso de las políticas de regulación migratoria, acogida e integración social de los inmigrantes.

Para una mejor comprensión del problema, en los últimos meses hemos escuchado representantes de entidades vecinales y asociaciones que velan por los derechos de los inmigrantes, personas que viven en los asentamientos, responsables políticos de las administraciones, especialmente del Ayuntamiento de Barcelona, ​​y vecinos que han visitado estas naves o locales ocupados.

La realidad de los asentamientos

Desde hace algunos años, en la ciudad de Barcelona, ​​especialmente en los barrios del Besòs y del Poble Nou, antiguas naves industriales y otros locales han sido ocupados por diversos colectivos de personas inmigradas. Se calcula que viven, de forma permanente, unos trescientos inmigrantes y que otros seiscientos pernoctan en una decena de naves y otros espacios. Algunas de estas personas provienen de poblaciones vecinas de donde fueron desalojadas.

En estos espacios falta lo más elemental para vivir en dignidad: agua corriente, electricidad, sanitarios, calefacción, etc. En términos generales, las condiciones de salubridad son muy deficientes y, en algunos casos, se han dado situaciones de riesgo por su propia seguridad. El gran número de personas que viven impide que puedan disfrutar de espacios de intimidad, con la conflictividad que ello conlleva. Se han detectado procesos de ansiedad, depresiones y otros trastornos psíquicos. Se han dado casos de suicidio y también de accidentes personales graves, algunos mortales. Asimismo, la presencia de estos asentamientos ha provocado actitudes de rechazo por parte de algunos vecinos que pueden hacer crecer sentimientos de xenofobia.

Muchos de los ocupantes de estos asientos se ganan la vida con la recogida de chatarra por las calles de Barcelona. Este hecho ha propiciado que surjan algunos grupos que controlan la distribución y venta, y que se aprovechan de la situación precaria de los que ocupan las naves. Otros viven del "top-manta", actividad perseguida legalmente.
Hace unos meses, el Ayuntamiento de Barcelona, ​​además de hacer algunas intervenciones por razones de seguridad (especialmente por riesgos de edificios en ruina), aprobó y puso en marcha un plan de actuación (Plan de Asentamientos Irregulares) para la atención de estas personas. Este plan se ejecuta con la colaboración de diferentes entidades sociales. Se pretende así dar una respuesta individualizada a las diferentes situaciones de estas personas, promoviendo el realojamiento, la atención social y la inserción sociolaboral y, cuando la persona no tiene autorización de residencia en España, facilitarle su regularización administrativa, si es legalmente posible (lo que depende de la Administración del Estado) o el retorno voluntario a su país. Todo ello, según las intenciones de cada persona y las circunstancias y posibilidades de cada caso. Entre otras medidas de este plan, se ha encargado a la Cruz Roja la actuación en algunos de estos asentamientos mediante educadores y trabajadores sociales.

En las últimas semanas, un Juzgado de Barcelona ha dictado sentencia a instancia del propietario de un inmueble de la calle Puigcerdà, donde está el asentamiento más grande, y se ha decidido el desalojo de todos sus ocupantes, que se prevé llevar a cabo el próximo día 18 de julio. Ante esta situación, el Ayuntamiento ha informado que se ha organizado un dispositivo para asegurar el realojamiento transitorio de las personas afectadas que lo soliciten.

En estas circunstancias, las entidades que formamos la Plataforma queremos expresar que:

1. La existencia de estos asentamientos es una realidad especialmente dolorosa y contraria a los derechos humanos, que pone al descubierto el fracaso de las políticas de regulación migratoria, acogida e integración social de los inmigrantes. De ahí que muchos inmigrantes, que buscan una vida digna que les es negada en su país de origen, se vean obligados a malvivir en nuestro país en estas condiciones infrahumanas.

2. Somos conscientes de que las soluciones no son sencillas y conocemos la preocupación de las administraciones para dar respuesta al grave problema humano de los asentamientos. Ahora bien, pedimos insistentemente a las diferentes instituciones públicas que continúen desarrollando todas las actuaciones necesarias para prevenir estas situaciones y para favorecer una vivienda digna y una integración laboral y social efectiva de estas personas y de todos aquellos colectivos que se encuentran en situación vulnerable.

3. En cuanto a los actuales asentamientos y el inminente desalojo de la calle Puigcerdà, consideramos necesario que se actúe de forma personalizada para cada uno de los afectados, teniendo en cuenta su situación administrativa, de salud, de trabajo, etc. Cabe también prevenir y hacer frente a las conductas de extorsión y explotación laboral que se detectan. Además, debe asegurarse el realojamiento de estas personas durante todo el tiempo que sea necesario para favorecer su inserción sociolaboral.

4. En esta y otras situaciones similares, creemos que hay que huir de una interpretación rígida de la legislación de extranjería. Por ello, pedimos a la Subdelegación del Gobierno que proceda a regularizar la situación administrativa del máximo número de personas inmigradas afectadas, tanto por razones humanitarias como por su efectivo arraigo social en nuestro país, a pesar de la vulnerabilidad social que sufren.

5. Finalmente, queremos dejar constancia, reconocer y agradecer la solidaridad de muchas personas, entidades y asociaciones de vecinos hacia las personas que viven en los asentamientos, como también el trabajo de sensibilización realizado por estos grupos con la sociedad, dando a conocer esta realidad, que denigra nuestra ciudad y atenta a los más elementales derechos humanos. Desde la Plataforma de entidades estamos abiertos a colaborar en toda esta tarea en la medida de nuestras posibilidades.

 

Plataforma de Entidades Cristianas con los inmigrantes. 9 de julio de 2013

Aco, Càritas, Cintra-Benallar, Con Vi Vim, Cristianisme i Justícia, Cristians pel Socialisme, Delegació de Pastoral Obrera de Barcelona, Delegació de Pastoral Social de Barcelona, Ekumene, Fundació Escola Cristiana, Fundació Migra-Studium, Goac-Hoac, Grup De Juristes Roda Ventura, Joc, Justícia I Pau, Interculturalitat i Convivència, Parròquia de Santa Maria Del Pi, Pastoral Amb Immigrants (Pai), Religioses en Barris, Unió de Religiosos de Catalunya (Urc), Bayt-Al-Thaqafa, Iniciatives Solidàries, Comunitat de Sant Egidi, Fundació La Salut Alta i Comunitats de Vida Cristiana.