Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Catalanes en Roma en Sede vacante (II)

(J. Llisterri / E. Muntané - Roma) En el entorno académico eclesiástico de Roma la renuncia de Benedicto XVI también fue una sorpresa mayúscula. Así lo vivió Simó Gras, un joven cura del arzobispado de Tarragona que está ampliando estudios de derecho en la Pontificia Universidad Lateranense. Pero la reflexión que se ha impuesto es que es un gesto "profundamente arraigado en el Vaticano II".

En esta entrevista Simó Gras habla de lo que se puede esperar ahora de un nuevo papa. Insiste sobre todo en la necesidad de que las respuestas a los retos de la Iglesia las dé cada comunidad: "que las Iglesias no esperen una solución venida sólo dela cátedra de Pedro ". Y, por ello, el Papa debe tener sobre todo la capacidad "de hacer que todo el mundo trabaje" en las Iglesias locales.
 
Simó Gras , que ha sido responsable de la pastoral juvenil y vocacional del Arzobispado de Tarragona, también destaca la importancia de la presencia de los eclesialiàstics catalanes en Roma.