Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Jesuitas) En el actual contexto, con la celebración de las elecciones generales el próximo 20 de noviembre y el inicio de una nueva legislatura, el apostolado social de la Compañía de Jesús y las instituciones que forman parte (en Cataluña son representados por centro de estudios Cristianismo y Justicia y la Fundación Migra Studium) han considerado oportuno presentar el documento "Crisis prolongada, solidaridad reforzada", en una acto que se celebrará este miércoles en Barcelona. El texto nace de la experiencia con colectivos de excluidos de la sociedad y del trabajo en cooperación internacional al desarrollo. Con este documento se pretende contribuir al debate público ya la reflexión compartida por diferentes actores sociales, políticos, económicos y religiosos, a partir de una síntesis de las reflexiones y análisis que han venido realizando los últimos años.

 
Concretamente, formulan siete propuestas básicas para una revisión de las políticas sociales en su conjunto, desarrollándose en cuatro áreas particulares: lucha contra la exclusión social, especialmente de jóvenes y menores; inmigración; cooperación internacional y fiscalidad. Entre otras, recomiendan: el aumento del gasto en protección social en el actual contexto de crisis, una política de inmigración que facilite el reagrupamiento familiar, una política fiscal más justa y progresiva que combata eficazmente el fraude fiscal, y una mejora del sistema de cooperación internacional.
 
En la lucha contra la exclusión social el documento propone un gran pacto para la inclusión social, en el que se recupere la persona como sujeto del desarrollo y de la atención social, potenciando sus capacidades, favoreciendo su "empoderamiento", escuchando su voz y aportando los recursos económicos para reducir su vulnerabilidad. Señala que la mejor medida de inclusión es la creación de trabajo y subraya que "la crisis económica no se puede utilizar como excusa para reducir prestaciones, sino que, al contrario, debe ser ocasión para reforzar el cojín social de apoyo a las personas más vulnerables ".
 
En sus propuestas en materia de inmigración en el documento hay dos ideas clave: no subordinar la política migratoria a la situación del mercado laboral y considerar la inmigración no como un fenómeno coyuntural, sino como una característica estructural de nuestra sociedad.
 
En la Cooperación Internacional el documento explica que existen 1.400 millones de personas que viven con menos de 1 euro al día, y esta cifra aumenta en 100 millones al año desde que estallaron las crisis alimentaria, financiera y económica.La solidaridad internacional es una respuesta responsable de una ciudadanía comprometida con la fraternidad universal en época de globalización.
 
Finalmente, en cuanto a la fiscalidad, según los jesuitas del apostolado social, "la misma política fiscal ha jugado y juega un papel relevante tanto en el origen de la crisis como en su gestión"