Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(David Casals / CR) El arte ¿puede servir a la persona para trascender? ¿O al contrario, es una manifestación que debe servir para condenar el hecho religioso? ¿O es una alternativa? Estas son algunas de las preguntas que se abordaron en el segundo diálogo del ciclo 'Atrio de los Gentiles 'que se ha celebrado este viernes por la mañana, En el Paraninfo de la Universidad de Barcelona.

"La estética ¿aliada o verdugo de la religión?", Se preguntó el vicepresidente de la Fundación Joan Maragall y catedrático de la UAB Pere Lluís Font, recordando que el padre del psicoanálisis, Freud, postuló el arte como "sustituto "del hecho religioso que condenaba.

El cardenal y profesor de historia del arte Alessandro Zuccari recurrió al pintor Caravaggio para intentar responder a algunas de estas cuestiones. Tras recordar que según las interpretaciones más modernas que se han hecho se ha interpretado este pintor como un libertino; Zuccari destacó que si se lee la obra de este pintor a partir del contexto de la época, nos damos cuenta de los valores "del humanismo cristiano" que desprenden sus cuadros.

El catedrático de estética Xavier Rubert de Ventós puso de manifiesto que hoy en día, puede ser algo más complicado que en el pasado que las imágenes y la belleza nos inviten a trascender.

La razón: hay una "bellificación", hay más imágenes bellas que nunca, utilizadas por la publicidad y los medios de comunicación, con lo cual, a pesar de que haya más belleza que otros tiempos, es más complicado encontrar imágenes bellas que nos ayuden a trascender, a ir más allá. "La realidad se ha hecho muy artística en el peor de los sentidos", subrayó.

Según Francesc Torralba, el arte, como manera de percibir y explicar la realidad, rezuma también hecho religioso. "Se ve diferente el mundo desde los ojos de la fe" y esto se refleja también en las manifestaciones artísticas, aseguró.

En cualquier caso, lo que queda claro según Torralba es que "lo que nos distingue a los seres humanos no es lo que creemos, sino cómo creemos lo que decimos que creemos".

En el acto, donde hubo espacio para dialogar con el público, había principalmente profesores universitarios y entre los asistentes, el ex rector de la Universidad de Barcelona, ​​Josep Maria Bricall.

"¿No creyentes?"

En el diálogo, el cardenal Ravasi y Francesc Torralba recuperaron una de las ideas expresadas en la sesión del jueves por Rafael Argulloll, sobre el monopolio por parte de los cristianos de la palabra "creyente". Ravasi admitió la dificultad que han encontrado para definir las personas no católicas que participan en el diálogo del Atrio de los Gentiles y que términos como ateo, agnósticos o no creyentes no satisfacen a todos.

Ravasi ha comentado el concepto "humanista laico" y "humanista cristiano" como una terminología posible que tiene mejor acogida en el mundo anglosajón.

El acto fue clausurado  por el rector de la UB, Dídac Ramírez, presentando la universidad como un espacio idóneo para este debate, defendiendo que "el conocimiento de los átomos no nos debe alejar de la religiosidad".