Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Hasta el 31 de marzo está abierto el plazo para presentar candidaturas al Memorial Cassià Just, un nuevo galardón que ha creado la Generalitat de Cataluña impulsado por la Dirección General de Asuntos Religiosos. El objetivo del Memorial Cassià Just es reconocer las aportaciones a la construcción de un espacio común basado en la laicidad como respeto a la diversidad, en el marco de una sociedad moderna, justa y democrática.

El Memorial se destinará anualmente a una persona, entidad o institución de Cataluña o de cualquier otro país que haya destacado en los campos del diálogo entre posiciones religiosas y de pensamiento diversas; el trabajo a favor de la convivencia o la cohesión social, la formulación de un horizonte común, fundamentado en los principios democráticos; el impulso de la laicidad como respeto a la diversidad de opciones religiosas y de pensamiento y a sus valores, o bien, la defensa de los derechos humanos, especialmente de las mujeres, y los derechos de libertad religiosa y de pensamiento.

Estas aportaciones deben ir ligadas, explícitamente, a alguna opción religiosa o de pensamiento. Puede presentar candidaturas cualquier persona particular, institución o entidad sin ánimo de lucro. El galardón del Memorial Cassià Just será una obra de arte original de un artista reconocido. Las presentaciones de las candidaturas deberán ir acompañadas de una biografía o trayectoria de la persona, entidad o institución propuestas, de información sobre la aportación concreta merecedora del Memorial y de un argumentario de defensa.

El Memorial toma el nombre de quien fue abad de Montserrat desde el año 1966 hasta el 1989. Just, luchó por la defensa de los derechos humanos y de la personalidad catalana. En la Convocatoria del premio, el decreto del Departamento de la Vicepresidencia destaca que la elección de Cassià Just responde al hecho de ser un referente indiscutible en el diálogo, humanismo, acogida, solidaridad en favor de los más necesitados, libertad de espíritu y defensa de Cataluña, desde la coherencia con su opción como Abad de Montserrat.

Cassià (Juan) Just i Riba (Barcelona 1926-Abadia de Montserrat 2008) profesó en 1943 como monje de Montserrat y fue ordenado sacerdote en 1950. Fue consiliario de los trabajadores de Montserrat -que iniciaron Serra d'Or, una circular que se convirtió en una revista de tipo religioso y literario, única de su estilo que se podía hacer en catalán y donde colaboraban todos los intelectuales del momento. Fue Prior del Monasterio y fue elegido Abad en 1966, hasta 1989, año en que presentó la renuncia.

Durante su abadiato, afrontó situaciones graves provocadas por el franquismo. Comprometido en favor de los derechos de las personas y los pueblos, Cassià Just siguió la conciencia de catalanidad de Montserrat y la tradición de jugar una función de suplencia importante en unos momentos en que los derechos de reunión y de asociación eran prohibidos en España. En tiempos de clandestinidad, ayudó con acogida, contactos y gestiones a aquellas personas que no tenían la libertad que el Concordato otorgaba a las entidades eclesiásticas, lo que le supuso serias dificultades con las autoridades. Destacan hechos como la relación con los gobernadores civiles por conflictos sociales o laborales y el encierro en Montserrat, en 1970, de los y las intelectuales que firmaron un manifiesto en favor de la democracia y del reconocimiento del derecho a la autodeterminación .

Ofreció toda la colaboración del Monasterio para las versiones catalanas de los libros litúrgicos, lo que fue muy importante en la normalización de la lengua catalana. También fomentó las versiones bíblicas en catalán. En 1968 pasó a depender de Montserrat la revista que había comenzado en 1951 bajo el amparo del Seminario de Solsona, con el nombre de L'Infantil, y que pasó a llamarse Tretzevents. Su acción social a través de algunas entidades también fue muy importante. Fue uno de los iniciadores de Acció Solidària Contra l'Atur y de la Fundació Vidal i Barraquer -dedicada a la salud mental. Dio impulso a la Fundació Catalana Tutelar Aspanias -en favor de personas discapacitadas-, y colaboró ​​con la Fundació per la Pau, la Fundació Autisme Mas Casadevall y la Fundació Cassià Just.