Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

(Laura Mor –CR/Vedruna) La catalana Maria Dolors Sitjes es la nueva provincial de las Carmelitas de la Caridad Vedruna de Europa. Enfermera de profesión, Sitjes es una figura consolidada y tiene una amplia experiencia en tareas de gobierno en la congregación. María Gracia Gil le cede el testigo al finalizar el primer trienio al frente de la Provincia Vedruna Europa (PVE).

En este nuevo mandato se deben leer también las prioridades congregacionales. El mes de abril, el Consejo General Ampliado estableció como líneas de fondo la cuestión de la mujer en la Iglesia, la ecología integral y la reforma de las estructuras.

El nombramiento oficial del nuevo equipo provincial tendrá lugar este jueves, festividad de la Virgen del Carmen, a las 18 horas, en la Casa Madre de las Carmelitas de la Caridad Vedruna, en el municipio catalán de Vic. Debido a las restricciones sanitarias, asistirán sólo de forma presencial una representación de las comunidades de Cataluña. El acto será retransmitido por el canal de YouTube de la Provincia Vedruna Europa.

"Es una organización muy buena si la acompañamos"

Mientras no se formaliza el relevo, son días para tomar conciencia y para encauzar la nueva responsabilidad. “Pido a nuestro Dios de vida que me dé paz, que me mantenga fuerte, que me coja de la mano y lo encaro con mucha confianza”, explica Dolors Sitjes.

El encargo que recibe de la congregación en Europa es una misión compartida, que pasa también por la figura de las delegadas provinciales. “Somos un equipo y eso me da seguridad y me libera pensar que no estaré yo sola”. La religiosa considera que “es una organización muy buena si la acompañamos” y subraya así la importancia de acompañar el proyecto, a las hermanas y a las comunidades.

Enfermera de profesión, en los últimos meses ha estado en primera línea de la atención a pacientes de Covid como directora del Servicio de Acompañamiento Religioso y Espiritual del Hospital de Granollers. Le acompañan en el Equipo Provincial otra enfermera, Carmen Montes, y María Irizar, psicóloga, que repite por un nuevo período de tres años.

Dedicada al Hospital de Granollers

M. Dolors Sitjes nace el 24 de febrero de 1950 en Arbúcies. Entra a los dos años en la escuela Vedruna de su pueblo, y desde muy pequeña tiene clara su vocación religiosa, con la ilusión de ser misionera.

Entra en el noviciado de Caldes de Malavella a los 17 años. Poco después comienza sus estudios de Enfermería, y trabaja en el Hospital de Granollers, continuando la obra iniciada en 1855 por la sucesora de santa Joaquina, Paula Delpuig, a quien las autoridades de la época pidieron hacerse cargo de la gestión del centro.

En 1978 es nombrada subdirectora de Enfermería. A mediados de los años 90 se ofrece como voluntaria para poner en marcha un Servicio de Acompañamiento Religioso y Espiritual. Pero antes hace formación para esta nueva responsabilidad. Pasa los siguientes años en el Instituto Internacional de Teología de Pastoral Sanitaria, adscrito a la Pontificia Facultad de Teología Teresianum, y se incorpora al SAER en 1997.

En 1989 es nombrada consultora en la Provincia de Girona. Asume después diversos cargos y servicios a la congregación. En 2002, después de compaginar el trabajo como provincial de Girona con el acompañamiento a personas enfermas, se ve obligada a dejar sus funciones en el hospital durante un tiempo. Una tarea que retoma inmediatamente al terminar su servicio en esta provincia. Pero el "descanso", como ella misma lo describe, no le duró mucho. En 2012 es nombrada delegada de la Zona C, una de las tres que conforma la recientemente unificada provincia de Europa.

Desde 2018, Maria Dolors Sitjes se ha dedicado a tiempo completo al Hospital de Granollers. En los momentos más duros de la pandemia, ha atendido y acompañado creyentes y no creyentes, y ha hecho de puente con las familias cuando no se les permitía acompañar a los suyos. “Doy gracias a Dios y estoy muy contento de poder salir por mi propio pie, pero no te miento si te digo que echaré de menos nuestros breves encuentros”, le escribía hace unas semanas un paciente, Roc, en una carta pública de agradecimiento.

El nuevo equipo provincial

Maria Dolors Sitjes no es la única profesional sanitaria en el nuevo Equipo Provincial. Carmen Montes trabajó durante 20 años en el Hospital Clínico Universitario de Puerto Real, en Cádiz, en diversas áreas como Maternidad, Psiquiatría, UCI, neumo-cardio, Urgencias y Paliativos.

Desde 2003 forma parte de la comunidad de la Residencia Vedruna de Mayores de Puerto Real, que ha superado estos meses de pandemia sin un solo contagio. El centro se aisló del exterior, pero mantuvo en todo momento las visitas de familiares a través de una vidriera y puso en marcha una intensa y creativa agenda de iniciativas y actividades de todo tipo, consiguiendo mantener un ambiente familiar, incluida la eucaristía diaria porque uno de los residentes es sacerdote. Nacida en Lucena (Córdoba) en 1955, Carmen Montes tiene también experiencia de gobierno en la provincia, como delegada de la Zona B.

Completa el equipo provincial María Irizar (San Sebastián, 1973), licenciada en Psicología, y que también ha formado parte del equipo provincial saliente, junto a Luisa Villanego. Trabajó enviada por la congregación en campos de refugiados de Guinea Conakry. Tras su regreso a España, ha sido requerida por la Provincia europea para diversas responsabilidades de gobierno ininterrumpidamente desde 2012.

Sobre la Provincia Vedruna Europa

La Provincia Europa es una de las cuatro provincias en que está dividida la congregación Vedruna, junto con América, India, África y Japón, además de la delegación de Filipinas.

Unificada el 2012, el grueso de sus obras y comunidades son en España, aunque también hay importantes presencias en Italia, Albania y Marruecos.

A pesar de la progresiva convergencia, la Provincia Europa sigue siendo con diferencia la más numerosa de la congregación fundada en 1826 en Vic por santa Joaquina de Vedruna, con más de 850 hermanas (cerca de dos terceras partes del total), grupos de laicado, un amplia red de escuelas y obras pastorales y sociales, especialmente con jóvenes, migrantes y población en riesgo de exclusión.