Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Juan Bautista se encuentra en prisión y envía a sus discípulos a preguntar a Jesús si es él quien ha de venir; la respuesta de Jesús va acompañada de un elogio a la persona de Juan. Este es el episodio (Mt 11, 2-11) que leemos en el evangelio de este tercer domingo de Adviento.

La pregunta de Juan puede resultar un tanto extraña porque él ha dado a entender que sabe muy bien quién es el que viene después de él: "El que viene después de mí es más fuerte que yo ... os bautizará en Espíritu Santo y con fuego "(Mt 3,11). Por otra parte, hay que tener en cuenta que en el tiempo de Jesús aparecían a menudo personajes fanáticos que se hacían pasar por mesías con la pretensión de encabezar un movimiento revoltoso contra los romanos. La pregunta tiene su importancia porque afecta al discernimiento de quién es Jesús. A lo largo del evangelio irá apareciendo la pregunta sobre la identidad de Jesús: ¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre? (16,13) "Te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el Cristo, el Hijo de Dios" dirá el gran sacerdote (26,63) y Pilato preguntará "Eres tú el rey de los Judíos?" (27,11 ).

Con la respuesta, Jesús se demarca del tipo de mesianismo que la gente se imaginaba: un líder de la lucha violenta contra los romanos opresores. Cuando Jesús anima a Juan a sentir y ver no hace otra cosa que llevarlo hacia su palabra y sus hechos; la palabra es el largo sermón de la montaña (cc.5-7) y los hechos el desfile de milagros descritos en los capítulos 8 y 9. La respuesta está construida teniendo presente varios textos de Isaías (26,19; 29, 18; 35,5-6; 61,1). Lo que hace Jesús es lo que dijeron los profetas. Los beneficiados se corresponden con la actividad curativa de Jesús expuesta en dichos capítulos: los ciegos ven (9,27-31), los cojos andan (9,1-8), los leprosos quedan limpios (8,1-4) , los sordo oyen (9,32-34), los muertos resucitan (9,18-19.23-26), los pobres se les anuncia la buena nueva (9,35).

La enumeración concluye: Feliz el que no me rechazará. La traducción pone fácil el sentido del verbo que hay en el texto original "escandalizar" que significa "poner una trampa" o "colocar un obstáculo" y aquí "hacer caer", "tropezar", "llevar a la ruina "," hacer caer en pecado ". Es decir Feliz aquel a quien las palabras y hechos de Jesús no habrán sido causa de caída y en consecuencia motivo de abandono.

Las palabras y hechos de Jesús no pueden dejar indiferente. Piden una respuesta y la respuesta debe ser la aceptación y no el rechazo. Hay que reconocer en las palabras y hechos de Jesús los elementos que expresan su identidad como Mesías y como enviado de Dios con la misión de implantar el Reino. El dicho "Feliz aquel que no me rechazará" quiere decir que el rechazo es posible, que la deserción se puede producir. Diciéndolo, Jesús apunta más allá de los discípulos enviados por Juan y pone la mirada en los que más adelante, cuando se acerque la hora decisiva de la muerte de Jesús, le abandonarán (26,31-33).

Juan forma parte de aquellos que han aceptado a Jesús Lo pone de manifiesto el elogio que de él hace Jesús. Su grandeza ha sido la de ser el profeta precursor decisivo e imprescindible para la implantación del Reino. Esta es su grandeza, y es tanta que se ha convertido el más grande entre los nacidos de mujer.

Domingo 3º de Adviento. 15 de Diciembre de 2019