Pasar al contenido principal
Catalunya Religió Lun, 06/08/2012 - 10:23

(Abadía de Montserrat) El padre Bernabé Dalmau ha celebrado este fin de semana el jubileo monástico. Durante la misa conventual de Montserrat, que presidió el abad Josep M. Soler el sábado día 4, el padre Bernabé ha renovado los votos, al cumplir 50 años de su profesión, que tuvo lugar en Montserrat el 6 de agosto de 1962. "Un cincuentenario de profesión monástica es la constatación del deseo humano permanente de buscar a Dios. El propósito del monje no es una aventura desmesurada. Por eso san Benito señala al candidato la búsqueda auténtica de Dios como indicio de vocación ", afirma Bernabé Dalmau, después de vivir 50 años como monje.

La exhortación inicial del abad de la comunidad en la liturgia  que se celebra cuando un monje llega a los cincuenta años de profesión -y que hoy se ha repetido en la Basílica de Santa María- comienza así: "Aunque sintiendo el pesar de no siempre haber estado fiel ... ". "Si una cosa queda clara de la vida monástica es que Dios se muestra fiel al máximo -asegura el Bernabé Dalmau-, aunque el hombre no le sea siempre fiel. Al novicio, el ver cómo la comunidad le besa ritualmente el pie el día de la profesión, puede hacerle sentir el susto de Pedro en la Última Cena; al monje adulto, un jubileo le recuerda la reacción del apóstol al recibir la vocación de pescar hombres: "Apártate de mí, que soy un pecador". Esta es la paradoja de la vida benedictina: "con el progreso en la vida monástica y en la fe, se ensancha el corazón y se corre por la vía de los mandamientos de Dios en la inefable dulzura del amor", pero, al mismo tiempo, el monje toda la vida ha de seguir aprendiendo en la "escuela del servicio divino" que es el monasterio ".
 
"Unos tres mil monjes han poblado a lo largo del milenio la montaña de Montserrat -añade el P. Bernabé. Todos ellos,  en un momento u otro, se han enfrentado con el reto de ser sinceros con ellos mismos y con Dios, para saber si le buscaban de verdad. Han confiado en que en Montserrat le podían encontrar, y han dado el paso ". "Su presencia en la casa de la Madre de Dios no ha pretendido ser una yuxtaposición de individuos, sino la fortaleza que sólo se obtiene cuando uno se siente llamado a formar comunidad. Pasar de una yuxtaposición a un cuerpo compacto -esto es la comunidad- sólo se obtiene por la comunión de la vida en Cristo ", explica el padre Bernabé.
 
 
Palabras de Josep M. Soler durante la celebración del jubileo monástico
 

Josep M. Soler, abad de Montserrat, dijo durante la homilía de la misa celebrada el sábado 4 en la Basílica de Santa María que "con el progreso en la fe y en la vida monástica vamos experimentado de alguna manera las delicias de estar con Dios , de compartir con los hermanos de comunidad y con tantas personas, con unas en el diálogo personal, con otros en la eficaciacia discreta de la oración. El camino monástico no siempre resulta fácil, pero es fascinante, y con la ayuda de Dios y el apoyo fraterno de la comunidad el monje puede experimentar cómo se le va ensanchando el corazón y probar la "inefable dulzura del amor", de el amor generoso y tierno que Dios nos tiene y del amor que vamos aprendiendo a vivir hacia Dios y los hermanos ". "Hoy -ha continuado el padre Abad- el padre Bernabé da gracias por sus cincuenta años de vida monástica. Unos años fecundos en la búsqueda de Dios, en la atención espiritual a las personas y de servicio a la Iglesia con la palabra y con los escritos. Ahora renovará su compromiso de dar más y más a Dios, a la comunidad, a la misión de Montserrat y al bien del Pueblo de Dios, lo hace consciente de que convertirse en monje maduro, en la escuela de la Sabiduría divina, lleva a vivir con dignidad humana y espiritual todas las circunstancias de cada día y nos prepara para cuando, al atardecer de la vida, seamos examinados en el amor ".

 
 
Bernabé Dalmau y Ribalta
 
 
Bernabé (Ramon) Dalmau y Ribalta nació en Igualada el 5 de septiembre de 1944. Inició el noviciado el 29 de julio de 1961, hizo la profesión simple el 6 de agosto de 1962 y la solemne el 8 de septiembre de 1965. Fue ordenado sacerdote el 1 de octubre de 1972. Acabados los estudios eclesiásticos en Montserrat, los amplió en Estrasburgo, donde se licenció en Teología y en Derecho Canónico. Aparte de algunas estancias relativamente breves en la casa filial que Montserrat tenía en Jerusalén y en el monasterio castellano de El Paular, y un reciclaje en Roma, ha ejercido siempre su actividad en Montserrat, especialmente en el campo de las publicaciones, de la enseñanza y de la pastoral.
 
Ha colaborado desde los inicios en la revista Documentos de Iglesia, de la que es el director desde 1986. Por ello, ha traducido los documentos del Concilio Vaticano II y los principales  documentos de los pontificados de Juan Pablo II y de Benedicto XVI. También, como traductor, ha colaborar en las ediciones catalanas del Código de derecho canónico (1983) y del Catecismo de la Iglesia católica (1993). Siempre ha sido aficionado al campo de la liturgia y, por este motivo, desde1988, es el representante del Monasterio de Montserrat en la Comisión Interdiocesana de Liturgia, y ha intervenido activamente en las actividades de esta Comisión, de una manera especial en el Concilio Provincial Tarraconense y en algunas de sus aplicaciones. Desde 2003 es también miembro de la Comisión Interdiocesana de versiones litúrgicas.
 
Ha públicado varios opúsculos de divulgación religiosa, especialmente en el campo litúrgico. En su momento escribió un Léxico de espiritualidad benedictina. También se ha prodigado recientemente en los medios de comunicación. Durante los seis primeros años de gobierno del abad Josep M. Soler fue el subprior del monasterio. En la actualidad continúa alternando su tiempo entre las publicaciones y la pastoral. Recientemente ha publicado un libro, en gran parte autobiográfico, que lleva el título Al atardecer te examinarán en el amor. Confesiones y uno titulado Envejecer con dignidad. Está en prensa una obra de lujo, Buscar a Dios en Montserrat, que presenta el monasterio en su aspecto histórico, artístico y espiritual.

Us ha agradat poder llegir aquest article? Si voleu que en fem més, podeu fer una petita aportació a través de Bizum al número

Imagen
Donatiu Bizum

o veure altres maneres d'ajudar Catalunya Religió i poder desgravar el donatiu.