Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

El día 1 de noviembre asistimos, en el marco majestuoso de la catedral de Tarragona, a la ordenación presbiteral del leridano y amigo José María Calderó, un hermano de la Fraternidad de Nazaret que se ha puesto al servicio de la Iglesia tarraconense con el espíritu de Charles de Foucauld. Os preguntaréis ... Y? ¿Qué tiene que ver esto con Grau-Garriga? Pues, me explico.

Una de las cosas que descubrí con la documentación que Jordi Grau me facilitó sobre la obra de su padre, es que en Salou hay unas pinturas murales de Josep Grau-Garriga en el baptisterio de Santa María del Mar.

interior de Santa María del Mar

 

Cuando pensaba como me lo haría para ir a visitarlas, una llamada de José María me iunformava de la propuesta que les había hecho el arzobispo de Tarragona a los hermanos de su fraternidad, de ponerse al servicio de la iglesia diocesana que él acompaña, como sacerdotes. Y, ¿a que adivináis cuál era una de las tres parroquias que les proponía servir en el ejercicio del ministerio presbiteral? Pues lo habies acertado: Santa María del Mar de Salou. Tras felicitarle por su disponibilidad le comenté como casualmente estaba interesado en visitar las pinturas murales mencionadas. Y un buen día de verano paseando desde Cambrils me acerqué al templo de Salou para visitarlas. Y he aquí que en el marco de la eucaristía que esa tarde se celebraba en la parroquia el cura anunció la ordenación a finales de julio de José María como diácono. Al finalizar la celebración pude visitar y disfrutar de las pinturas que a continuación os presento de la mano del amigo Pepito.

Cabe decir que las fotos que hice en la visita y que acompañan este post son Fotografías autorizadas por la Delegación para el Patrimonio Artístico y Documental y el Arte Sacro del Arzobispado de Tarragona.

Fue en 1964 cuando el entonces rector de Santa María del Mar, el padre Ramon Muntanyola le encargó a Josep Grau-Garriga pintar el baptisterio del templo, cuya construcción, en el S XVII, la habían promovido el gremio los marineros del puerto de Salou.

La obra que se puede visitar en el baptisterio está organizada alrededor de las cuatro paredes que rodean la pila bautismal y el techo. Las resinas acrílicas utilizadas con pigmentos azules y ocres consiguen una amplia gama de tonalidades armoniosamente complementarias que confieren a todo el conjunto una gran belleza plástica y cromática.

bautizo

 

  En la pared que se encuentra frente a la puerta de acceso al pequeño recinto hay un alegoría del bautismo con elementos plásticos diversos; pintura acrílica hecha con anchas pinceladas que representa la bajada del Espíritu Santo sobre la comunidad, y un collage mural con conchas del peregrino incrustadas en el yeso de la pared, que son el símbolo del agua baptismal derramada sobre la cabeza de los bautizados.

 

 

bautismo

 

 

A la izquierda se puede ver una escena pictórica del paraíso con Adán y Eva desnudos, el ángel con la espada de fuego que según los textos bíblicos del Génesis los expulsó del Edén, y la serpiente, símbolo del pecado original.

 

paraíso

serpiente

 

También hay en esta pared diversos elementos plásticos tales como una vieja llave de hierro, incrustada en el yeso, símbolo del ministerio de Pedro y de la posibilidad de perdonar el pecado que le fue encomendada por el mismo Jesús, y unos esgrafiados con las iniciales de el autor y otros símbolos gráficos.

 

 

llave

 

 

En la parte derecha una série de elementos geométricos decoran los lados del ventanal que se abre hacia el exterior del templo.

 

 

ventanal

 

En el techo también diversas formas geométricas representan el cielo con una linterna de luz natural en el centro de la bóveda que representa al mismo Cristo-Vida, la luz que viene del cielo para iluminar a los que viven en las tinieblas de la muerte.

 

 

techo

 

Y saliendo del pequeño recinto bautismal la pared está decorada con franjas de diferentes tonalidades y un nuevo elemento incrustado en el yeso en el centro del lienzo de pared que corona al puerta: una cruz barroca decorada con elementos metálicos.

 

 

""

 

Si no habéis estado nunca os animo a visitarlo y si ya lo conocíais, os animo a que hagais difusión porquè la obra de Grau-Garriga, creo honradamente que bien vale ser más conocida.

 

 

collage

Y cerca de la iglesia de Santa María del Mar, una plaza dedicada al padre Muntanyola lo recuerda como presbítero y poeta promotor de un espíritu evangélico que, apoyado por el Concilio Vaticano II, supo unir la fe y la cultura del su tiempo.

 

plaça

 

placa