Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

"Unos 'carcas' impresionantes". El claretiano Pere Codina, que vivió el Concilio Vaticano II en Salamanca, explica a CatalunyaReligió.cat los intentos de los obispos españoles de boicotear algunas de las decisiones más importantes de aquella convocatoria por ser contrarias a la tradición católica. Desde un pensamiento nacionalcatólico, la majoria "no entendían lo que aprobaba" ni que representaba el Concilio. Sobre todo en temas como la libertad religiosa: "algunos obispos habían pedido al Papa que no se aprobara ese documento porque ellos en sus diócesis decían exactamente lo contrario". El resumen de Pere Codina es que el "Concilio dio carta de ciudadanía a la modernidad dentro de la Iglesia".