Voleu rebre les notícies?

Subscriviu-vos al butlletí gratuït

Este artículo es el primero de una pequeña serie sobre el "CREDO", con motivo del Año de la Fe. Serán todos inéditos. Sólo este ha sido publicado ya en Catalunya Cristiana, a petición de la revista, donde serán publicados otros de diversos autores, con motivo de dicho Año de la Fe. Pero en la serie que publicará aquí CatalunyaReligió.cat no se podía prescindir del primer artículo del CREDO.
 
Creo en Dios, padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra
 
Creo en Dios
Sí, creo, porque Dios gravita sobre nosotros, se inclina sobre nosotros, y nos atrae hacia Él para que digamos: "Creo". Esto cambia mi vida. Creo porque la Palabra de Dios, que es Jesucristo, nos ha hablado de "su Padre" y de "nuestro Padre", nos habla con fervor de un solo Dios Creador y lleno de Amor que nos ama y quiere llegar a unirse con nosotros. Creo porque si pido a Dios su Espíritu de Verdad y de Amor, me lo da y mi vida hace un giro decisivo que me hace amar y darme a los demás.
 
Padre
A Dios le decimos Padre porque en realidad lo es. Es el Padre de Jesucristo, el Hijo amado, a quien debemos escuchar.
Quiere ser también Padre nuestro, y -como hemos de ser hijos del Padre- Jesucristo nos ha querido unir a Él, para que seamos "hijos en el Hijo". Unidos a Cristo somos hijos del Padre. Dios Padre es infinito amor. No podemos imaginar algo más grande. Pero está muy cerca de nosotros, tan cerca que nos ama y habita en nosotros. Quiere que confiemos en Él: todo lo que le pedimos -en nombre de Jesús- nos lo concederá. El Padre nos ha elegido en Jesucristo y nos quiere hacer "santos e irreprochables a sus ojos" (Efesios 1, 4). ¿Amamos al Padre?
 
Todopoderoso
"El Amor infinito es omnipotente". (Benedicto XVI, 13. XI. 2012: mensaje al Atrio de los Gentiles de Portugal). El amor infinito es omnipotente para salvar a todos los hombres: para llevarlos del error, del pecado y de la muerte, a la Verdad, al Bien y a la Vida con Dios. Ser "salvados" quiere decir, hablando coloquialmente, que Dios puede convivir con nosotros, estar con nosotros, comunicándonos su amor.
 
El Padre todopoderoso no puede, sin embargo, hacer el mal, ni siquiera decir una pequeña mentira, porque es Bondad infinita: todo él es amor. Estemos seguros: de los males que nos caen en la vida, Dios sacará bienes para nosotros (ver Romanos 8, 28, frase que parece imposible de tan consoladora que es).
 
Creador del cielo y de la tierra
El Padre es omnipotente para crear con su Palabra la luz, el sol, la luna y las estrellas, a las que "llama y conoce por su nombre". Es una Inteligencia que ama y crea a la persona humana, desde la maravilla de su ojo o de su cerebro, hasta su capacidad de conocer, de amar y de darse. Dios es Amor y nos hace vivir en el amor.